23
Humbert Monroe

Conteo

Al ingresar a la cárcel, se preguntó si habría algo de verdad en lo que decía aquella inscripción que leyó, en la esquina de una pared. “Nadie muere antes de haber hecho como mínimo algo inteligente en la vida”.   En su mente impactó la imagen de cada letra que construía la musicalidad del escrito. Luego de cavilar todo el día, sintió una verdadera satisfacción por haber asesinado a su padrastro. Ya no le importó estar allí. Ahora solo era otra sombra escurriéndose a través de los barrotes de una prisión, de un microcosmos de la sociedad.

La noche llegó y las luces se apagaron. A la mañana siguiente, en el conteo de las reclusas, ella no salió de su celda.

 

Publicado la semana 23. 04/06/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
23
Ranking
0 160 0