21
Humbert Monroe

Semáforo

Era el segundo semáforo que cruzaba con la luz en amarillo. Sofocado, trataba de ordenar sus pensamientos. Prestaba atención de forma constante sobre los espejos retrovisores.

Observó el rayón en el parabrisas y calculó que el costo del arreglo sería gigantesco, por tratarse de un auto de alta gama. Maldijo el momento cuando el hombre se acercó a limpiar el cristal. Pese a sus negativas, el individuo había arrojado un chorro de agua enjabonada y con su desgastado artefacto de limpieza enredó la plumilla ocasionando el irremediable daño.

Calles atrás, el hombre se encontraba en el suelo y convulsionaba. Recordó el estruendoso golpe cuando lo lanzó contra el asfalto y los salvajes puntapiés que le propinó en las costillas. Supuso que el anillo de grado, habría estampado fuertes hendiduras en el rostro del tipo. En esos momentos el amor al prójimo no tenía importancia, pues este había provocado sus más espantosos demonios.

Imaginó las consecuencias que vendrían. Cualquier juez, sin duda lo hallaría culpable, su imagen quedaría expuesta al escarnio público. Las críticas no cesarían para una persona como él. Comprendió entonces que necesitaba con urgencia un abogado. También contempló la posibilidad de abrir una herida en su brazo, para argumentar un ataque e impugnar defensa propia.

Al llegar a su destino, en la puerta del salón, sus fieles se congregaban, esperando que él iniciara los oficios religiosos.

Publicado la semana 21. 20/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
21
Ranking
1 357 0