19
Humbert Monroe

Estrategia de mercadeo

La mujer en el cuadro lucia elegante, juvenil y fresca.

En su cabello ondulado, se ajustaba un turbante rojo, que dejaba escapar parte de su frente. Sus cejas delgas y sus ojos brillantes, creaban juego con su cara fina y nariz respingona, una delgada boca congregaba toda su gracia. Sobre su mandíbula apoyaba el dedo índice de su mano derecha de forma presumida. Acompañaba su cuerpo un vestido añil oscuro. En el fondo del marco un resplandeciente ocre le suministraba existencia a la pintura.

Cada vez que un visitante solitario se quedaba observándola fijamente, ella sonreía o guiñaba un ojo. Esto hacia que las personas se sobresaltaran y se acercaran hasta donde el cordón de seguridad les permitía observar.  La miraban de nuevo para dar crédito a lo acontecido, pero tal suceso no volvía a ocurrir. Los rumores circularon y muchos visitantes asistieron a la exposición para echar un vistazo a la imagen de la dama. Al caer la noche cuando el museo cerraba sus puertas a visitantes, la mujer emergía de un agujero en la pared, dispuesta a cambiarse de prisa, para salir a tomar su autobús.

Publicado la semana 19. 06/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
19
Ranking
1 136 0