03
Juanjo Fernández

La ciudad oscura

Estaba harto de todo, de las discusiones políticas, de la mierda de trabajo que tenía y con el que apenas podía pagar el alquiler de su habitación. Aquella gran ciudad parecía engullir en su oscuridad a los provincianos que, como él,  llegaban cual moscas al cenagal.

Se dijo a sí mismo que todo había acabado, así que se dejó caer en su cama, cerró los ojos y se acurrucó con el edredón en posición fetal.

De pronto sintió que una brisa suave acariciaba el lateral de su cuerpo, justamente el que estaba apoyado contra el colchón. Poco a poco esa brisa fue creciendo en intensidad hasta que tuvo que abrir los ojos extrañado, pero lo que vio lo dejó helado.

Estaba flotando en una ciudad construida en una nube. A sus lados había más personas como él, acercándose al edificio más grande que había visto en su vida.

Intentó incorporarse, pero parecía atrapado en una especie de campo de fuerza que no podía romper.

Estaba nervioso, pero en el fondo sentía que conocía aquel sitio desde hacía mucho. Miró a su derecha, vio a una chica que lo estaba observando, fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba completamente desnudo.

—Eh!, ¿sábes dónde estamos? .—gritó a la chica.

—¿No recuerdas nada?, ¿Pero de qué planeta vienes? .— Le respondió la chica sorprendida.

Se quedó callado, era como si su memoria se hubiera vaciado, no sabía qué responder.

Entonces escuchó en su mente una voz metálica que decía :

— Pieza defectuosa, reprogramación en curso.

Abrió los ojos y se encontró de nuevo en su habitación, más relajado que nunca.

"Menuda siesta me he echado".—pensó.

Era verdad que su cuarto era pequeño, pero estaba en la ciudad más maravillosa del universo. Cogió su portátil y comenzó a ver su película preferida.

Publicado la semana 3. 17/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
03
Ranking
0 139 0