01
Juanjo Fernández

La última batalla

“Tras mucho esfuerzo hemos encontrado y derrotado al ejército oscuro”, pensaba orgulloso el guerrero admirando su obra final. Él era el último en cumplir con la misión que casi le había costado la vida, era el único que no había tenido apoyos, y se había tenido que enfrentar solo al último bastión que amenazaba con acabar con el mundo conocido.

El enemigo no se había rendido en ninguna de las batallas, había luchado hasta la última gota de sangre sin dejarse capturar vivo.

Se quedó a las puertas de la fortaleza de cristal recién destruida con una rodilla hincada en el suelo, comunicándose con su señor a través de la magia de su espada.

—Todos han sido eliminados —dijo el guerrero—. Hemos acabado con su plan malévolo, ahora sí que ha sido un día oscuro para ellos.

—Muy bien hecho general, sus compañeros han cumplido con su misión, serán recompensados convenientemente, regresen a casa — respondió una voz grave en su mente.

Al cortar la comunicación sintió un fuerte sonido, y en un instante quedó rodeado por rayos azules y rojos que distraían su visión.

—¡Levante las manos y tire la espada inmediatamente! —gritó un gigante azul apuntándole con un arma que jamás había visto, y que era solo algo más grande que su mano.

El guerrero se levantó, blandiendo su espada con las dos manos y dijo:

—¿No os dais cuenta ilusos? ¡He salvado la magia que queda en vuestros hijos!

Los gigantes que lo rodeaban se miraron extrañados, pero al ver correr hacia ellos al general, usaron la fuerza del trueno, lanzando aguijones invisibles que se clavaron en su cuerpo. El guerrero cayó estrepitosamente. Mientras se desangraba por las heridas provocadas por aquellas armas sin nobleza, se levantó, e hizo un último ataque antes de morir.

Al día siguiente todo el mundo estaba consternado. Los medios de comunicación indicaron que la multinacional Miriam Marc, que tenía el monopolio mundial de la fabricación y venta de las nuevas tecnologías, había sufrido un ataque simultáneo en todo el mundo. Los autores eran hombres de baja estatura, de orejas puntiagudas y vestidos de verde que, blandiendo un machete de grandes dimensiones, habían matado a los empleados de esta cadena y destruido completamente las tiendas.

Milagrosamente, no había víctimas entre los clientes. Todos los autores fueron abatidos por las fuerzas policiales, que investigaban para descubrir al autor intelectual de los actos terroristas, producidos en el primer Black Friday que se celebraba a nivel mundial. Fuentes anónimas de la Interpol manifestaron que todo apuntaba a una base secreta situada en la Laponia finlandesa.

Publicado la semana 1. 03/01/2020
Etiquetas
Fantasía
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
01
Ranking
1 246 0