27
Indigo_Dolphins

Calentamiento

 

Plantear, llorar, redimir.

La posibilidad frente al rechazo.

 

No, tranquilo, esto solo es un calentamiento.

El caso es escribir.

Un paso, otro paso, se avanza a veces, otras no.

Los pasos serán por placer, por vicio o aburrimiento

por matar el tiempo

o porque sí o no o que sé yo.

Le llaman marear la perdiz, me parece.

¡Que no! Que es un calentamiento.

Giro la manivela con desgana, otro absurdo del folio en blanco. Deberían prohibir actos como el que ahora perpetro

además con alevosía

y absoluta intención criminal

Va en contra de la economía

de palabras

del buen gusto y de la paciencia

El mío y la tuya

Por qué me lees?

Quién eres?

Vale, perdona. Solo escribía en voz alta. Recuerda: calentamiento.

 

¿No es extraño que, desde que me he sentado frente al teclado, estés por aquí? No molestas, no haces ruido, apenas te mueves, solo estiras un poco el cuello por encima de mi hombro. ¿No te han dicho que espiar es de mala educación? No es molestia, repito. Es desazón. Me picas justo aquí, en el costado derecho, a la altura de la rabadilla. Y es que no dices nada y debo adivinar lo que quieres, qué te apetece leer hoy. Encima apareces a deshora, ¡es el colmo! A ver quién va a un restaurante a las seis de la tarde y exige que le atiendan, le sirvan algo rico, le pongan buena cara... si ni siquiera le apetece nada del menú, qué aburrido, si ya lo he probado todo, si en el restaurante de al lado hacen una gambas gabardina que no se las salta un gitano.

Pues vaya usted allí.

Es que no quiero.

Pues vaya gracia.

Sabes que te haré un tres miserias. Un poco de esto, algo de aquí, unas sobras de ayer, un trozo de diálogo olvidado en el fondo de la nevera pero que aún no está rancio, con sal pero sin pimienta, que hoy no me queda. Como cantaba Mecano, ay los ochenta, me mojo las ganas en el café y aquí te lo dejo. Ni buen provecho te digo, vaya a sonar a ironía.

 

 

..........................

 

El caso es que me preguntaba si un escritor lo hace, calentar, me refiero, igual que los deportistas antes de un partido o una prueba, o los músicos antes del concierto. Unos estiran y otros afinan, dirás. Para el caso, es lo mismo. Así que hoy, por si no ha quedado claro, esto, el rollo, iba de eso.

 

Publicado la semana 27. 05/07/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
27
Ranking
0 41 0