11
Indigo_Dolphins

Puñal

Estrategia nueva para no sentir el dolor, el del puñal en el pecho: provocar uno más agudo. Hacer estallar las reservas de endorfinas.

No, no estoy tan loca o en realidad... ¿soy una masoquista? Sí, por favor, de las emocionales que mola más.

Debería añadirlo a mi curriculum, ese que presentamos alguna que otra noche. Era divertido en su dimensión más patética. O tal vez era al revés.

—Hola, ¿echamos un polvo? Estas son mis credenciales.

¡Cuánto más sencillo sería! Con algo de suerte, el coronavirus nos matará a todos y muerto el perro se acabó la rabia.

Ojalá supiera adonde quiero llegar con esto. Supongo que estar encerrada en casa es la causa, es lo que quiero creer. De lo contrario me vería obligada a admitir ante mí (¡oh, por Dios!) lo que te echo de menos. ¿Cómo es posible que se sienta la soledad más intensamente cuando hay alguien, que cuando estás sola? Hay una garra que clava hondo sus uñas, a medida que te pienso.

Ni siquiera quiero que vengas hoy. Un buen chute durante un rato y luego la abstinencia. Ya que existen parches para fumadores debería haberlos para enamorados desencantados, de esos que nos incendiamos con una simple llamita y en tres segundos somos ceniza. Deflagración le llamaban a eso. Creo.

Anoche me visitaste. Golpeaste mi ventana. «Mi amor», pensé, ilusionada. Me levanté de la cama a toda prisa y sí, eras tú.

Urgencia, turgencia, presencia... madre, qué calor y estamos en invierno. Voló la ropa, vuela el tiempo. Miradas y risas, significados que son más que las palabras, y la piel. ¡La piel! Soy la mejor versión de mi misma a tu lado.

Giran las agujas del reloj en un pestañeo. Ya te has ido. La cama se enfrió con las primeras luces del alba y yo me arropaba buscando tibieza en los restos de tu olor.

Esta mañana he lavado las sábanas, cansada de torturarme. Soy la peor versión de mi misma mientras te extraño.

Déjame en paz por un rato, desaparece de este mundo durante cinco minutos. Dame al menos un momento para coserme de cualquier modo, no puedo recibirte en carne viva o te prenderás de mis colgajos. Aunque si lo dejo ir, si me abandono, lo único que deseo es que claves el puñal aún más hondo.

 

Publicado la semana 11. 14/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
11
Ranking
0 116 0