02
Gris Peláez

Schrödinger

Julián Carrascosa no sabe que acaba de morir Julián Carrascosa. Como cualquier otro día de trabajo, termina su turno de noche en la fundición y coge el coche para volver a su casa por la misma carretera solitaria y oscura de siempre.

De repente, la radio decide ponerse en huelga, emitiendo sólo una niebla sonora, y Julián, con una mueca de fastidio, la apaga lamentando quedarse a solas con la luna, que hoy se siente plena. Poco después, al salir de un túnel, a Julián le parece volver a estar, otra vez, varios kilómetros atrás.

Asustado, para en el arcén para asegurarse de que la cabeza sigue sobre los hombros y, al poco, ve pasar por el carril derecho un automóvil exactamente igual que el suyo. Mira la matrícula y certifica su locura: es su propio coche. Hecho un manojo de nervios retorna a la carretera pisándole más fuerte, para llegar, otra vez, al mismo túnel del terror.

Al salir de él, vuelve a aparecer en el mismo punto que la primera vez. Acelera con ansiedad, como si escapara de un absurdo campo gravitatorio, y se rebasa a sí mismo parado en el arcén. Sin dejar de conducir, intenta llamar a su mujer, a la policía, a los bomberos, al manicomio... Es inútil, la cobertura también está en huelga.

La situación se le hace insoportable cuando cree verse precediéndose a lo lejos, y ya, perdido el control del auto y de sí mismo, cae dando vueltas de campana ladera abajo, haciendo llorar a la luna, que hoy se sentía plena.

Mientras tanto, Julián Carrascosa termina su turno de noche en la fundición y coge el coche para volver a su casa por la misma carretera solitaria y oscura de siempre.

Publicado la semana 2. 06/01/2020
Etiquetas
Héroes del Silencio - Morir todavía
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
02
Ranking
1 107 0