29
Dra. Angela Ziegler

¡Receta gratis!

¡Hola! Mi nombre es Madame Minuscule, y en mi segmento de cocina de hoy te traemos una receta totalmente gratuita. ¡Sí, escuchaste bien! ¡Totalmente gratis! Y debo decir que es muy buena, la he probado yo misma y es una exquisitez.

Esta receta ha sido pasada de mano en mano desde los tiempos en que mi tátara-tátara-tátara abuela visitaba las tertulias y pulperías por igual. Ella, creadora de tan grandiosa comida, le pasó las instrucciones a mi tátara-tátara abuela, mi tátara-tátara abuela a mi tátara abuela, mi tátara abuela a mi bisabuela, mi bisabuela a mi abuela, mi abuela a mi mamá, y mi mamá a mí. ¿No es genial? En breve les estaré presentando una receta antigua pero tan rica que no lo van a poder creer. Pero antes, unas palabras del patrocinador de este episodio, Tortas Exquisitísimamente Fáciles™:

Tortas Exquisitísimamente Fáciles™ al alcance de tu nivel culinario, no importa si ganaste el Master Chef o si por poco quemaste tu cocina, con Tortas Exquisitísimamente Fáciles™ podés disfrutar de una torta sencilla y rica desde la comodidad de tu casa.

Muchas gracias Tortas Exquisitísimamente Fáciles™. Ahora bien, antes de comenzar a cocinar, debemos crear el ambiente para que la torta sienta todo nuestro amor y pueda salir del horno esponjosa y adorable, tal como la hacía mi tátara-tátara-tátara abuela. Primero bajamos un poco las luces, lo suficiente para poder seguir viendo. Prendemos un par de velas, ponemos música tranquila y nos servimos nuestro mejor vino. Yo por ejemplo me estoy sirviendo este vino excelente de la marca Vino de los Viñedos Excelentes™ que muy amablemente está patrocinando el episodio de hoy.

Vino de los Viñedos Excelentes™ al alcance de tu bolsillo, no importa si sos catador profesional o no probaste un sorbo de vino en tu vida, con Vino de los Viñedos Excelentes™ podés disfrutar de un buen vino desde la comodidad de tu sillón.

Muchas gracias Vino de los Viñedos Excelentes™. Luego de un par de sorbos, o en mi caso de unas varias copas, podemos proceder a poner los ingredientes sobre la mesada ¡hic! Primero lo primero: el molde. Busquemos uno que nos quede bien en nuestro horno, obvio, y después enmantecamos y enharinamos. Si no les gusta esta parte, le piden a alguien más. A mí en particular ¡hic! no me gusta, así que pedí de muy mala forma que me lo hicieran antes de empezar el episodio.

Siguiendo, vamos a tomar nuestros ingredientes, y en mi caso es esta bolsa donde ya mezclé todos los ingredientes secos y esto lo hice con ayuda de Tortas Exquisitísimamente Fáciles™.

Tortas Exquisitísimamente Fáciles™ al alcance de tu nivel culinario, no importa si ganaste el Master Chef o si por poco quemaste tu cocina, con Tortas Exquisitísimamente Fáciles™ podés disfrutar de una torta sencilla y rica desde la comodidad de tu casa.

Bueno, muy bien, estos los ponemos en un bowl redoooondooo ¡hic! ahí está, muy bien, y acá le agregamos, uhm... ¿vino? ¡Ah, no! Tres huevos, sí, tres huevos... los que les faltaban a mi ex marido... ¡hic! Ya, muy bien, y ahora agregamos, eh... permítanme leer, uhm... doscientos veinte mililitros... mhm no, subámoslo a trescientos, por qué no. Eh, ¿la cámara estaba grabando? Ay, le pido disculpas a mi audiencia querida, necesitaba leer de mi receta, que no es la caja de torta instantánea Tortas Exquisitísimamente Fáciles™ Sabor Vainilla que tengo a mi lado, eso es... marketing. Bien, una vez tenemos todo junto, mezclamos. Por cuestiones legales que no puedo desarrollar, no estoy autorizada a utilizar el batidor eléctrico, pero si ustedes tienen uno en sus casas este es el momento de usarlo. Batan, batan, batan mucho, no me pregunten cuánto ¡jaja! Y cuando les quede así de líquido, está pronta.

Ahora, la tienen que pasar al molde que prepararon antes... el molde... el molde... ¿dónde dejé el molde? ¿Será que no me lo han preparado como pedí? Muchachos de la producción, no creo que haga falta recordarles lo que pasó la última vez... ¡Ah, aquí está! Mi molde enmantecado y enharinado. No, el vino se queda. Bien, pasan el coso que batieron al molde y cuando está todo, lo mandan al horno. Como expliqué antes, tampoco estoy autorizada a usar el horno, así que van a meter el molde por mí. ¿No es divertido? Cuando lo meten, esperan entre 40 minutos y una hora, y ¡voilá! Hicieron una torta. Facilísimo, ¿no? Yo ya la tengo hecha porque suelo hacer todo de antemano pero también porque no me gusta enchastrarme las manos, ¡miren qué linda quedó! A ver, un bocado... ¡mmm! ¡Deliciosa! Eh, ¿qué pasa? ¿Qué es este humo? Producción, la toma por favor, me la están arruinando. ¿Que yo prendí el horno? Imposible, saben que no puedo hacerlo desde la última vez, arréglenselas para apagar el fuego. No sé, llamen a los bomberos, ¿no ven que todavía estoy con mi programa de cocina? Dios santo, y ni que esta torta fuera rica. Ya, bueno, bueno, evacuemos, qué sé yo, pero esperen que me llevo el vino.

Publicado la semana 29. 19/07/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
29
Ranking
0 25 0