01
Dra. Angela Ziegler

Bandera roja

Llegué.

Llegué con mis cosas, mis ganas, mi energía pero no, estaba la bandera roja, indicándome que el mar estaba picado, inestable y con corrientes fuertes. Que mejor me quedara en la orilla.

¿Pero cómo? Miralo: tan fresco y vivaz, con su gradiente azul que va del más claro cristal jaspeado de espuma al lapis lázuli más intenso, antes de perderse en la infinita finita línea del horizonte. El viento me besaba los labios y párpados, impregnándolos de sal, invitándome a dejar de lado mis sentidos y adentrarme en las profundidades. Me acerqué a la orilla y dejé que mis pies se sumerjan, con la arena haciéndome cosquillas.

Pero esa bandera roja cruzó mi mente. No quería hacerle caso, pero mi mente me insistía y aconsejaba que lo hiciera. Como si supiera algo y lo callara, como protegiéndome.

Y aún con el mar casi suplicándome que me pierda en sus olas, solo me senté. Por horas. O, bueno, no sé cuánto tiempo pasó. Sólo tengo este cuento y arena por todos lados para calcularlo. Y así lo haré. Granito a granito.

Publicado la semana 1. 04/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
01
Ranking
0 42 0