18
Dk García

Entre lo explicable y no explicable

Como puede ser posible que con una mirada el corazón pierda el ritmo y exija más sangre de lo normal.

Es increíble como la cantidad de melanina en el iris de una persona, sumada con la longitud de los pelitos de los parpados puedan ocasionar que el cerebro se resetee en un segundo.

Resulta impactante, que la cantidad de carne en los labios de alguien haga que las neuronas trabajen tres mil veces más rápido de lo normal.

Y qué decir de la cantidad de grasa en el cuerpo, del tamaño de los músculos, de la longitud de los huesos, del ancho de las caderas, de la forma, volumen y largo de la fibra de queratina. Pérdida de razonamiento, pérdida de conciencia, perdida de fluidos, pérdida de memoria, pérdida del ser mismo.

Pero, ¿y qué hay de lo intangible, de lo onírico, de lo inefable?

¿Qué hay de las vibraciones de las cuerdas vocales, cuando te dicen: “buenas noches” o un “te quiero”?

¿Qué hay de la profundidad del abismo del iris, independientemente del burdo color?

Hay millones y millones de personas en movimiento, y solo el ritmo de caminar de alguien provoca que tengas una regresión al más sublime de los placeres.

Millones y billones y trillones de sonrisas diferentes, y parece inevitable que el cerebro segregue serotonina cuando ve una cantidad específica de tensión en una zona específica de un rostro en específico en una situación específica.

Es tan complejo entender como la esencia, el carácter, las emociones, sueños, proyecciones, intereses y demás conexiones neuronales impulsadas por pequeños choques eléctricos, dentro de la cabeza, pueden provocar felicidad, odio, decepción, amor, esperanza, ansiedad, deseo y demás reacciones que puedan transportar a otro mundo a la existencia misma.

Pero es más complejo, vivir, tratando de entender lo que no tiene que ser entendido.

Y más allá de lo complejo, es increíble e inexplicable lo peligroso que es para la vida, entenderlo y, aun así, dejarse llevar en por todo“esto”.

Publicado la semana 18. 28/04/2020
Etiquetas
lofi hip hop , La vida misma, La noche, ella , De noche, caminando , Pensamiento único, El cuerpo entero
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
18
Ranking
0 46 0