14
Dk García

No estamos listos

No estamos listos para nada.

No estamos listos para estar solos y soportarnos por horas intensivas.

No estamos listos para estar acompañados y compartir, compartir lo que sea que creamos que tenemos o nos pertenece.

No estamos listos para nuestro primer amigo ni para nuestro enemigo más inocuo que nos podamos cruzar.

No estamos listos para nuestro primer regaño.

No estamos listos para nuestro primer sueldo ni nuestro primer trabajo ni nuestro primer negocio propio.

Y obviamente, no estamos listos para trabajar hasta altas horas del día por un sueldo que no vale ni la mitad de nuestro esfuerzo y voluntad.

No estamos listos para escoger la profesión que tendremos el resto de la vida.

No estamos listos para nuestro primer vicio y, aun así, lo aprendemos como si se tratase de nuestros primeros pasos, los cuales tampoco estábamos listos para darlos.

 

No estamos listos para el primer “hola” hacia esa persona que ves todos los días a través del vidrio del salón de clase.

No estamos listos para el “NO” y lo más gracioso es que mucho menos estamos listos para el “SI” que más añoramos.

No estamos listos para añorar, para soñar, pues nadie nos dijo que los sueños, sueños son, y si nos lo dijeron, no estábamos listos para entenderlo.   

No estamos listos para enamorarnos por primera vez.

No estamos listos para regresarle la sonrisa a esa persona que siempre te gustó.

No estamos listos para invitar nuestro primer trago ni para planear nuestra primera cita.

No estamos ni estaremos listos para la peor resaca de la mejor noche de nuestras vidas.

No estamos listos ni para tener sexo ni para hacer el amor y mucho menos para desnudar nuestra alma ni la de nuestro amado.

No estamos listos para el engaño.

No estamos listos para la primera ni la segunda ni la tercera ni la milésima decepción amorosa. Nadie está listo para perder lo que creyó querer más que nada en lo que lleva de vida.

No estamos listos para dar nuestro primer beso o nuestro primer poema. Y nunca estaremos listos para el último beso ni para el “adiós” más ruin y firme que podamos escuchar.

No estamos listos para ser padres, ni hijos, ni hermanos, ni amigos, ni enemigos, ni primos, ni abuelos, ni maestros, ni estudiantes, ni cualquier otro rol que implique responsabilidad ante las demás personas que nos rodean.

No estamos listos para nuestra primera pelea, ni nuestra primera agresión, y en este caso, no deberíamos de estar listos nunca.

¡No estamos listos para nada!

No estamos listos para las consecuencias de nuestras acciones. Pero tampoco estamos listos para dejar todo al azar.

No estamos listos para ver a los ojos la muerte a través de un ser querido.

No estamos listos para entender la vida ni la ausencia

Ni la presencia

Ni el silencio

Ni la risa

Ni el odio y el amor

Y nunca estaremos listos para vivir

Ni para morir…

Y si estamos listos, lo más probable es que no estemos preparados.

 

 

Publicado la semana 14. 05/04/2020
Etiquetas
Calderón de la Barca , Antes de dormir
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
14
Ranking
1 94 0