04
Dark Rainbow

Sepelio in vitro

Se dice que lo que se desprende de un ser vivo y no culmina su ciclo natural, nunca muere; al menos no química ni eléctricamente ¿Hasta qué momento somos capaces de percibir cuándo realmente termina la vida de algo o alguien? Escuchamos historias de fantasmas, y sea cual sea la explicación que uno desee darle, no importará: la vida no termina cuando nosotros como seres humanos cesamos de percibirla, ésta sólo continúa. Una historia como tal compete a Ira. Fue enterrada cuando aún estaba viva; no sufría de catalepsia ni tampoco se encontraba bajo escombros por algún desastre, mucho menos era maga para hacer alguna clase de performance. Simplemente fue enterrada mientras dormía porque a alguien se le ocurrió dar una solución a la incertidumbre y terminar con el dilema de si realmente dormía o había muerto. Optaron por lo segundo y ahora Ira estaba bajo tierra, teniendo un sueño lúcido sobre volar y disiparse en el aire. Cuando abrió los ojos, el contraste la golpeó y quedó en shock por unos minutos. Todos aquellos que conocen a Ira, saben que sufre de claustrofobia y eso sumado al miedo natural a morir le generaba un conflicto existencial. Empezaba a ponerse hostilmente caliente ahí dentro y a pesar de la falta de oxígeno, los pulmones de Ira humedecían todo el lugar. Cuando encontraron el cuerpo lleno de hongos, se dieron cuenta de que la ira dentro de él no había muerto.

 

Publicado la semana 4. 26/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
04
Ranking
0 71 0