31
Dark Rainbow

Soledades

A la distancia lo divisé rampante. Algo en la maleza se acercaba sigilosamente al abismo, así que corrí hacia lo que sea que estuviese ahí. Saqué la linterna de mi bolsillo y alumbré a lo segundos antes era tan una sólo una silueta.

Los suicidios no eran inusuales por esta zona y mi misión como policía era identificar a las posibles víctimas y evitar el último respiro al vacío.

La noche era oscura como barro en la cara de la pobre víctima. El único árbol que se asomaba al borde del precipicio lucía tal y cómo suelen pintar a sus semejantes en las pinturas realistas, un tono mayor al negro del cielo.

Después de observarlo por unos segundos, me percaté que esta pobre criatura se trataba de nada más y nada menos que de un corazón gigante que decía: "Por favor", con una voz que difícilmente difería del soplido del viento.

Le traje una manta y nos quedamos charlando un poco. Le salvé la vida ese día, sin embargo las noticias que me había dado no eran muy alentadoras, él estaba, después de todo, muriendo lentamente.

Publicado la semana 31. 29/07/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
31
Ranking
0 24 1