18
Dark Rainbow

El monstruo de los intestinos

Se dice que cada niño nace con un monstruo dentro, un monstruo horrible. Si la vida fuese un libro, este monstruo lo arrugaría, lo destruiría en mil pedazos y lo devoraría, pues este terrible monstruo se come todo lo que contenga información.

Para que todos ustedes estén muy atentos cuando se encuentren ante la presencia de semejante monstruo, pasaremos a hablar de su anatomía. Primero que nada, nos vemos en la obligación de advertirle que su anatomía es violenta de por sí, así que esperamos de la descripción que proveemos a continuación no le haga sentirse atacado. Su rostro presenta una boca con un filtro hecho de pestañas, similar a las máquinas de rayos x en los aeropuertos. Dentro de la boca, tiene una lengua con un ojo incrustado en ella, de tal forma que todo lo que vea sea filtrado por las pestañas. En lugar de un cuello que sostenga su cabeza, unos intestinos ultra-activos conectan immediatamente con lo que ve el ojo en la lengua y, como es propio de los intestinos, todo lo que entra en ellos, será transformado. Uno de los datos más horrorizantes con respecto a la anatomía de esta criatura parece ser que sus extremidades superiores están compuestas por múltiples bombas, de modo que cada cosa que -tan solo- rocen, será destruida. 

Habiendo dicho esto, cabe señalar que las extremidades inferiores de este monstruo están hechas de...libros. Libros de todos los géneros, de todas las posibilidades imaginables. Libros para todos los corazones. Libros donde la información es irrelevante y el entendimiento es el pilar.

Así que tenga cuidado con este monstruo y ¡tenga cuidado con que no vaya a devorar esta información!

Publicado la semana 18. 03/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
18
Ranking
0 70 0