14
Dark Rainbow

Perforaciones

El sonido de la aguja perforando su piel le inducía una auto-hipnosis. Era su tercera perforación en lo que iba del año y durante el trance, Tom revivió una serie de eventos dolorosos. El año pasado había sido un infierno, un cruce entre dos fuegos que él tanto deseaba lo extinguiesen por completo. Pero por supuesto no pasó. 

Así que su cuerpo sobre la camilla se sentía liviano y de repente los anillos ilusorios del trance se convertían en humo. "Eso fue refrescante", Tom pensó apenas concluían con su agujero.

De camino a casa Tom se topó con una serie de preguntas existenciales ¿Por qué se siente tan bien perforarse? ¿Será mi piel la que alberga el dolor? Era indudable que mientras más agujeros, menos dolor para Tom y mayor libertad y entonces llegó a la conclusión que programaría otro piercing para la siguiente semana.

Las semanas pasaron y pasaron y el cuerpo de Tom pronto se convertía en un colgador de aretes. Pero la mejor parte del día era cuando se los quitaba y contemplaba sus agujeros, uno por uno. Podía llegar a ver de extremo a extremo y eso lo deleitaba. Sentía que podía respirar profundamente, que por cada uno de sus agujeros fluía el aire con mayor naturalidad.

Llegó el momento en el que Tom ya no podía cargar aretes en sus agujeros porque ya no tenía piel que los sostuviese y fue en ese momento en el que se convirtió en un agujero negro.Y no se volvió a ver a sí mismo. Nunca más.

Publicado la semana 14. 04/04/2020
Etiquetas
Laurie Anderson- Smoke Rings
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
14
Ranking
0 52 0