11
Chukofis

Comer murciélagos

Abrí la heladera, muerto de hambre y no estaba mi comida. Le grité a mamá, apareció arrastrándose, le dije por qué mierda tuviste que comerte el murciélago y ella me miró, los codos apoyados en el piso. Me dijo, vení, pibe, acercate que te cuento. Cuando yo tenía tu edad y las piernas me encontré con un tipo desagradable, nariz grande de borracho, pelo blanco, sucio, tu padre. Me enamoré, naciste vos, vivimos un tiempo en la casa de tu tío hasta que nos echaron. Vivimos en la calle, hicimos cualquier cosa para sobrevivir. Tu padre se arrancó los ojos y no lo vi más. Un día del hambre que teníamos me corté la pierna. Otro día la otra. Ahora gano más plata y puedo comerme todos los murciélagos que quiera pendejo de mierda, y siguió putéandome y revoleando todo lo que encontraba en el piso y ese día me fui de casa, cagado de hambre.

Publicado la semana 11. 15/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
11
Ranking
0 101 0