29
Chris Boone

CLAVELITOS

CLAVELITOS

Aunque tenía   un  abismo en la mirada, hacía brillar la oscuridad  con los ojos.

Llevaba  un clavel en la boca que jamás se marchitaba.

-¿Para que llevas el clavel ­? Solía preguntarle

-Para no abrir  la boca y que no se escapen los besos que nunca he dado.

Nunca llegó a crecer. Quizá  fue porque no tuvo niñez,  porque nació en cuarto menguante ,  porque le tocó  una  vida tres tallas inferior a la suya o porque nunca dejó de soñar o quizá, simplemente, hay grandes  historias que se escriben en pocas líneas.

 Jamás volví a pintar claveles.

Publicado la semana 29. 19/07/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
29
Ranking
0 14 0