13
Adán Díaz Cárcamo

La triste historia de una loba resentida

Esta es la historia de una loba que se batió a muerte con un lobo que la triplicaba en tamaño, peso  y habilidades. El lobo le da una mordida en el vientre y la loba ya no puede seguir luchando. Se interna,  destripada y herida, en la parte más espesa del bosque, donde reina un silencio sombrío; ahí se acomoda sus tripas y se lame la herida. Casi muere, pero la naturaleza es sabia y la deja vivir con una cicatriz que nunca se borrará. La loca, enjuta y temerosa, se ha ido a vivir a los árboles. Come pájaros y monos. De vez en cuando observa al lobo que le hizo la herida y desea vehementemente  que algún día la justicia divina haga su trabajo, que el lobo se bata a muerte con otro animal salvaje y muera. 

Un día la loba, como no sabe andar en los árboles, se resbala de una rama y muere de un golpe en el filo de una piedra. El alma de la loca anda penando por todo el bosque esperando el momento en que el lobo pague por el sufrimiento que ella pasó.

Un día, el lobo cierra los ojos para siempre: ha muerto de viejo, tranquilo y sin remordimientos. Entonces ambos se encuentran en el más allá,  la loba le pide la revancha, el lobo se la niega. “No sé quién eres, ni tengo ganas de pelear”,  le dice. La loca no quiere entender que su enojo y su sed de venganza no tienen eco: nadie le hará justicia. Así que se vuelve a abalanzar contra el lobo, pero su mordida es de humo, no existe, su ser es de otro mundo, su odio no tiene cuerpo y  ha perdido  todos los contornos. La loba, la loca, la no-vengada, la sola, la loba, la resentida, la triste, la loca, la ignorada, la intrascendente,  la loba, la peleonera de aire.

Publicado la semana 13. 27/03/2020
Etiquetas
Escuchando a mis queridos músicos, Enric y Saki.
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
13
Ranking
0 145 0