44
Cami Olhasso

En Busca De Sangre - 7

La puerta de la oficina del fiscal estaba cerrada, golpeo dos veces y su voz brusca la invitó a pasar, aunque cuando cruzaron miradas pudo ver en sus ojos que se arrepentía de haberlo hecho.

- ¿Qué hace acá?

- Tenía un par de preguntas más.

El fiscal le respondió de forma cortante y directa, con los ojos enfocados en ella y los músculos de la mandíbula tensos.

- No voy a discutir una investigación en curso con una mujer. Menos un caso sensible como este.

El cansancio le estaba sacando la paciencia, y las ganas de ser educada y prudente, pero se contuvo.

- Yo pensé que podríamos trabajar juntos.- Sugirió, poniendo cara de inocente.

El corpulento hombre dejó salir un suspiro que se intentaba aproximarse a una risa.

- ¿Y qué me puede ofrecer?- Preguntó sobrante.

- Me imaginé que le iba a dificultar el trabajo tener a toda la prensa hablando de un asesino serial en Buenos Aires.

La expresión de superioridad en la cara del fiscal desapareció.

- Hay una sola víctima.- Dijo en voz baja, casi asustado.- No hay motivo alguno para creer que se trata de un asesino serial.

Ángela se tapo un largo bostezo con la mano.

- No es lo que yo escuché. Además, con tantos detalles lúgubres no hace falta mucho más, es el tipo de cosa que al público le encanta leer y por la cual no van a dejar de molestar al fiscal a cargo hasta que se resuelva.

- ¿Qué propone?- Tenía los músculos tan contraídos que parecía esculpido en piedra.

Ángela sonrió, satisfecha.

- Si me dan la información exclusiva cada vez que hay un dato nuevo, prometo no publicar nada hasta que este todo terminado.

La miró con detenimiento, tal vez decidiendo si le creía o no.

- Esta bien.- Dijo finalmente, a regañadientes.

- Perfecto.- Ángela se sentó cómoda en una silla, enfrentada al fiscal.- ¿Lo identificaron?

- No.- Sus ojos se clavaban en ella como si la pudiera hacer desaparecer con la mirada.- No hay personas reportadas desaparecidas en los últimos dos días que se le parezcan.

- ¿Sólo en los últimos dos días?

- El doctor Toledo dice que lleva pocas horas muerto.

- Pero podía estar secuestrado, la herida en la cabeza…

- La herida esa no está relacionada. De todas formas es difícil que lo hayan reportado desaparecido. Los cabecitas negras le tienen miedo a la policía.

- Podría fijarme igual.

Publicado la semana 44. 19/12/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
44
Ranking
0 29 0