40
cami

En Busca De Sangre - 3

Ángela se quedó muda, sintiendo una mezcla extraña de emoción y miedo. Antes de que pueda preguntar por qué pensaban eso, Antonio adivinó sus pensamientos y le respondió.

- Vení que te muestro.

Caminaron hacia la tela en el suelo, Ángela se agachó para moverla, sintiendo cosquilleos en todo el cuerpo.

- No pueden verlo.- La frenó un oficial alto de ojos oscuros que se clavaron en la cámara de Antonio.

- Él ya sacó fotos, solo quiero verlo con mis propios ojos.- Ángela forzó una cara de súplica.

- Aún así, no creo que deba verlo. No creo que tenga el estómago.

- Tengo más que él.- Dijo, señalando a Antonio.

Antonio sonrió y chasqueó la lengua.

- Ese es justamente su problema,  seguro ve el cuerpo y le dan ganas de darle un beso.

Ángela le pegó un codazo rápido a su compañero y levantó la tela.

Tras años cubriendo crímenes violentos había visto más cadáveres, sangre y órganos que la mayoría de las personas podrían soportar, esto era grotesco en una forma diferente. Se trataba de un joven, de no mucho más de veinte años con la piel amarillenta y quebradiza pegada a los huesos como si fuese ropa mojada. Tenía la cara consumida y fija en una expresión de pánico. Recordó su sueño. La tierra, la impotencia, los gusanos. Como pudo suprimió sus sentimientos.

- Parece una momia.- Observó, intentando mantener la voz inexpresiva.- ¿Cómo lo encontraron?

Antonio estudió su rostro mientras le daba una pitada a su cigarrillo.

- Tu amigo. – Señaló al oficial panzón con la cabeza.- Estaba caminando cuando escuchó a alguien zambullirse en el agua, corrió hasta acá mientras escuchaba el motor de un auto. Lo sacaron horas después. Un vecino llamo al diario y cuando vine lo interrogaron, pensando que podría haber visto algo más, pero dice que se despertó cuando llegó el segundo patrullero.

- ¿Billetera? ¿Documento?

- ¿Vos lo viste? No tiene ni ropa.

- Bueno ¿Qué sabés entonces?

- Aparentemente le faltan los dientes y no tiene ni una gota de sangre en todo el cuerpo. Y escuchá esto.- Sonrió.- Tiene dos agujeros en el cuello.

Publicado la semana 40. 19/12/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
40
Ranking
0 25 0