38
Cami Olhasso

En Busca De Sangre - 1

El cielo estaba despejado y azul. Con un único, minúsculo punto negro que se acercaba de manera imperceptible. A pesar de eso Ángela sabía que lo hacía, y que con él llegaría el miedo. Sin poder dejar de mirarlo, vio como el punto negro se movía en su dirección, transformándose en cuervo, y se posaba en su pecho. Ella intentaba espantarlo, pero el cuerpo no le respondía. El pájaro la miraba fijo, curioso, y pegaba un graznido amenazador, crudo y horrible que se grababa en su interior.  Le picoteaba un ojo, destrozándolo antes de tragarlo, luego, el otro.  Cuando ya no pudo ver, el ave empezó a atacar sus mejillas.

Incapaz de gritar sintió cada picotazo, cada vez que con el pico hurgó en su carne, cada cacho de piel despellejada. Una vez que el carroñero se hubo saciado, simplemente se fue volando, y ella se quedó ahí, ciega desfigurada e inmóvil, pensando que lo peor ya había pasado. Entonces llegaron los gusanos.

El teléfono la salvó. Su tono prolongado y agudo la arrancó del sueño en medio de la noche. Atendió con celeridad.

- ¿Si?- Preguntó, su voz más alerta que cansada.

- Despertate.- Ángela reconoció a la voz de Antonio.- Tenemos una nota.

Anotó la dirección que le pasó su compañero en la libreta que dejaba junto a su cama y llamó a un taxi. Mientras lo esperaba, se vistió a las apuradas, se lavo la cara y acomodó como pudo su largo pelo negro.

Publicado la semana 38. 19/12/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
38
Ranking
0 27 0