16
cami

Rutina

En la planta baja la vida era estática. Nadie le dirigía la mirada. Su mente se extinguía. Habitaba ese pequeño espacio entre la consciencia y el sueño. Sus luces se apagaban, amenazando con ser de forma definitiva. Pasaban minutos. Pasaban horas. No pasaba nada. Veía al recepcionista, sentado en su escritorio en la entrada. Nunca había podido acercarse a hablarle, y él nunca había ido en su dirección. Miraba el piso, miraba el techo, cantaba una canción simple, vieja y sin letra. No pasaba nada. Sentía a sus neuronas suicidándose de aburrimiento. 

El silencio desértico fue destruido por el retumbar de unos tacos aguja en su dirección. Una señora de traje se acercó y abrió su puerta. Le dijo buenos días pero ella ignoró el saludo. Tocando un botón subieron al quinto piso. La señora se bajó. Le deseó buenos días de nuevo y ella se fue sin responder.

En el quinto piso la vida era estática. Nadie le dirigía la mirada.

Publicado la semana 16. 20/04/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
16
Ranking
0 31 0