50
Minerva Martínez

Me amaneció un corazón

Me amaneció un corazón, 

un corazón estrujado. 

No lo quiero. 

No así.

 

¡Qué rabia este mal

cuando lo siento perpetuo!,

propio. 

Cuando se expande dentro del pecho 

y me oprime la garganta. 

 

Todo el día será de ir y venir

entre memorias, 

entre preguntas que no habrán de ser resueltas, 

entre arrepentimientos. 

 

Me da miedo 

no estar en el mundo, 

no tocarlo 

ni hablarlo.

Tener que echar sus voces al silencio.

 

Sobre todo me pesa

conocer las razones de su existencia, 

—de este cauce vasto, sin retorno—.

Me jode.

 

¡Y pensar que casi todos los remedios

son momentáneos!,  

sirven para nada. 

Paliativos de suspiros al anochecer,

porque aunque pudiera ser redimida…

 

No deseo perdonarte.

 

Publicado la semana 50. 07/12/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
50
Ranking
0 66 0