15
Minerva Martínez

La Nada

La noche en que desperté realmente no lo hice.
No me parecía a mí, no me veía como me recordaba (porque hasta entonces podía).
No añoraba a nadie, no amaba. ¿Lo había hecho alguna vez? Daba igual.
Ellos lloraron en nombre de mi pasado. Su sinceridad no valía mi simpatía, ya no se manifestaba, se sometía al acto. Todo se somete a él, incluso la voluntad más pura y extenuante... Fue por eso que desaparecieron con el viento, como polvo.
Mi consciencia se había trastornado, pero la violencia que antes me movía se había apagado.
La saciedad de todos los placeres había sido tocada y dejada a un lado, como vil capricho.
Libertad, tan deseada. Intangible pero real.
Sin embargo sentía. El dolor de la péridida se multiplicaba, se volvía infinito; y la dicha de consumar la llama de una vieja vela jamás había sido tan dulce.
Me volví el miedo, la miseria, y la culpa.
El odio.
La pena.
El alivio.
La locura.
La soledad.
Y al final, la Nada.

Publicado la semana 15. 08/04/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
15
Ranking
0 137 0