42
SK

LA HABITACION DE A LADO (SEGUNDA PARTE)

   Pego el oído derecho contra el azulejo del baño, intentando escuchar lo que decía esa voz. Pero los chorros de agua que caían en cascada sobre su cuerpo hacían que fuera imposible percibir lo que decía.

   Intrigado cerró la llave de la regadera un par de segundos, intentando oír lo que decía. Colocó su oreja del lado derecha del húmedo azulejo del baño. Pero las voces dejaron de escucharse. Solo el ruido de la gotera del baño era lo único que se oía.

   Salió del baño después de que diera las siete. Esta vez pudo escuchar unos gritos que procedían de la habitación número doscientos veintitrés. Gritos que pedían ayuda. Gunner tembloroso cogió el teléfono que estaba en la pequeña mesita que estaba en el lado de su cama. Con mucha dificultad tecleo el número de servicio a la habitación.

---Servicio a la habitación.

---¡Por favor! Necesito que se comuniquen con la policía.

…Con la policía ---. Repitió la voz que pertenecía a la del encargado.

---Si ---. Contestó agitado Gunner.

---Uno de nuestros guardias ira a su habitación ---. Dijo la voz.

…Necesito a un oficial ---. Repitió Gunner.

---¡Señor Gunner! necesito que se tranquilice. ---. Ordenó el encargado. 

--- La están matando…

… En ¿qué habitación? ---. Preguntó el gerente.

…Doscientos veintitrés ---. Protestó agitado Gunner.

---Señor Gunner debe de haber un error …  

---Deben darse prisa … Gritó Gunner.

---Pero… señor Gunner …

…Con un maldito demonio… Interrumpió Gunner.

…Pero señor Gunner. Nadie se ha hospedado en esa habitación.

…No entiendo.

---Esa habitación esta clausurada. Nadie la ha ocupado hace mucho tiempo. 

…Eso es imposible. Hace una hora escuche gritos que procedían del otro lado de la pared.

…Señor Gunner esa habitación lleva mucho tiempo desocupada. Me es ¡muy difícil de creerle!

---Me lo puede probar ---. Preguntó intrigado Gunner.

…Lo espero en el restaurant. ---. Contestó el encargado.

   De su maleta Gunner sin perder un solo segundo y con un frío recorriendo su cuerpo, cogió su camisa de vestir y se coloco sus mejores pantalones de vestir. por un par de segundos pensó en lo que le dijo el encargado. ¿hace cuánto que esa habitación lleva tiempo desocupada? Se preguntó. Acabo de cambiarse.

   Cuando… las voces del otro lado de la habitación se escucharon otra vez.

---Pero… Dijo Gunner. Sin que acabara de a completar lo que iba a decir. Escucho un aterrador grito.

Publicado la semana 42. 18/10/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
42
Ranking
0 5 0