03
SK

ELLA

                                  ELLA

                                      1

   Habia anochecido y me encontraba sentando en una de las sucias mesas de un bar que databa de los años ochenta. El lugar tenía un aspecto desagradable, estaba lleno de basura plagado de bichos y cucarachas, siempre oliendo ha cigarrillo mezclado con pipí.

   Tenía miedo de regresar a mi casa pues no tenía a donde ir por que conocía de ante mano que ella me estaría esperando. Acechándome como si fuera su presa, acosándome todas las noches entrando sigilosamente abriendo la puerta de mi cuarto ocultándose en la oscuridad, queriéndome hacer el amor. El cual por supuesto he estado evitando a toda costa de que algún descuido lo haga.

  Dentro de mi cabeza no comprendía aquella obsesión amorosa que tenía conmigo. Ahora que lo pienso todo ha sido culpa mía, no debí permitir que Ángel se quedara en mi casa. Tal vez esto no me estaría pasando si hubiera conocido su historia desde un principio y lo que estaba tramando, mi amiga y mi novia no estarían muertas. 

  Dejó como testigo esta servilleta blanca que en estos momentos estoy escribiendo con el fin de que si alguien lo lea sepa que hice lo posible para encerrar aquella morbosa entidad que ha estado haciéndome de mi vida un infierno. Para que comprenda de lo que estoy hablando, es necesario que cuente el origen de todo esto.

  Todo inició en una noche con una reunión de exalumnos en un banquete anual que hace la escuela cada fin de año. Todos mis compañeros de mi generación se encontraban reunidos bailando, bebiendo y festejando a lo grande. Por mi parte me hallaba sentado con la que era mi novia con Tania, de la que me siento terriblemente culpable de que haya muerto a causa de esa espantosa entidad a la que solo dios puede describir como abominación. Cuando termine de narrar mi historia, quizás el que este leyendo esto probablemente me juzgara, eso ya no me importa porque esta noche todo terminara para mí y para ella.

Siempre me consideraba un joven simpático que le caía bien a todo el mundo. Nunca tuve ningún conflicto con alguien en el tiempo en que estaba en la universidad. Con nadie que yo sepa.

  Fue en aquella terrible noche en que Angel otro excompañero de clase de mi generación se encontraba alejado de todos nosotros, a rinconado en una esquina con una cerveza en la mano viéndonos con una sonrisa que provocaba escalofríos.

  Cuando las luces de colores del salón proyectaron su cara, al verlo creí que lo veía se trataba de mi imaginación. Pero después de todo lo que he pasado, no dudo de que aquello que vi fuera mi imaginación. Su cara morena y gorda ¡oh dios! con solo recordarlo me horrorizo, su cara se había transformado en algo horroroso, su frente le habían salido un par de cuernos, sus ojos eran de un color rojo escarlata en las que parecía echar fuego, sus dientes se habían alargado viéndose más afilados. Pensé desde un principio a que todo se debía al efecto de la iluminación.

  Antes de que dieran las nueve y antes de que todos nosotros pasáramos a despedirnos. Ya me había olvidado de aquel monstruoso incidente. Ángel el compañero que no se supo adaptarse con los demás de nuestra generación al parecer si supo con quien recurrir. Si, conmigo.

  El pobre había perdido a sus padres en un accidente de carretera, se había quedado sin un peso, su padre era un apostador compulsivo que había perdido todo apostándolo en una carrera de caballos. Y lo poco que ganaba no le alcanzaba ni para pagar la renta de un departamento. Se me hacía increíble que el pidiera mi ayuda. Lo que puedo decir es que sentí una extraña o rara necesidad de ayudarlo, eso quizás explicaba mi comportamiento dócil hacia él. Pero también confieso que en el fondo quería ayudarlo. Sentía pena por él.

  Lo poco que recuerdo de él, es que era un chico muy solitario encerrado en su caparazón sufriendo de las constantes burlas y humillaciones que le hacían los otros chicos de nuestra clase, de las que tenía que estar aguantando el pobre de Ángel. Era como una maldición que en todas las escuelas hubiera algún incomprendido y en nuestra escuela ese era Ángel. Era el típico chico Carrie White o Arnie Cunningham. La última vez tuve que defenderlo de uno de los matones de nuestra generación apodado el Dorian al que olvide mencionar que murió una semana después. Encontrándolo su mamá flotando dentro de la piscina de su casa. Las autoridades oficialmente le atribuyeron al consumo de estupefacientes hallando en los bolsillos de su OGGI jeans pequeñas bolsitas de plástico trasparentes tipo ziploc en las que contenían una variedad de pastillas de diferentes tamaños y colores concluyendo así con la investigación.

---Martín---. dijo con voz penosa. – necesito de tu ayuda.

---Tu dirás---. conteste algo intrigado.

---Veraz no tengo mucho dinero y no tengo a nadie que me apoye a excepción de ti y esperaba que …tu me ayudaras.

---¿en que forma? ---. pregunte. Intuyendo cual era su punto.

---Alojamiento---. contestó inmediatamente.

---Mi casa es muy pequeña y la verdad es que no tengo mucho espacio así que…no creo que….

---Tu casa es perfecta---. dijo entusiasmado. Pareciendo adivinar lo que iba a contestar sin que acabara de decirle.

  Sigo sin entenderme como es que accedí ayudarle. Al parecer aquel efecto sin explicación continuaba teniendo poder sobre mí. Se me hacía increíble que lo ayudara. Cometí el grave error de traerlo a mi casa y de hacer de mi vida un infierno ya no habia marcha atrás. Como lo dije antes, todo acabara esta noche.

                                          2

   Ya había pasado varias semanas que transcurrieron con tranquilidad y el asunto de la muerte de él Dorian se había quedado en el olvido.

   Fue una de esas noches cuando llegué a mi casa cansado de trabajar. Cuando descubrí detrás de su puerta lo que estaba haciendo mi compañero. Me da miedo repetirlo, pero él…estaba invocando a algo o a alguien por medio de una tabla ouija. Su cuarto se encontraba con la luz apagada iluminada por varias veladoras de colores. Me llené de terror cuando escuché una voz que provenía de quien sabe dónde, una voz suave y femenina hablándole a Ángel en un idioma que no entendía. También pude distinguir entre la penumbra una sombra alta y delgada como él de una mujer. Me aleje de aquel siniestro cuarto con mucho sigilo. Rogándole a dios de que todo haya sido producto de mi trabajo.           

  Fue esa misma noche cuando ella entro a mi habitación ocultándose detrás de las coloridas cortinas de mi cuarto. Tomándose el tiempo para mirarme. Hasta que algo que al parecer eran sus dedos rosaron suavemente mis labios, quede petrificado al sentir como se movían solos. Mi cuerpo quedó paralizado y no me podía mover intente gritar, pero mi boca no podía articular una sola palabra.

  Pasé varias noches sin conciliar el sueño tanto que comencé a padecer de insomnio. Quedándome profundamente dormido en un viernes por la tarde. sentando sobre el sofá aterciopelado, dejando prendido inconscientemente el cigarrillo el cual estaba fumando encima del cenicero de mármol que había colocado en la mesa de centro. Me sobresalte al momento en que ella intento tener relaciones conmigo, despertándome con la cremallera hacia abajo. No me atreví a contarle nada a nadie sobre esto, porque imaginaria que nadie me creería.

  Ya no me sentía muy seguro por las noches dentro de mi casa, por lo que decidí irme por unos tres días a la casa de Tania mi novia. Resultando en vano. Porque al parecer esa entidad continúo molestándome no solo en mi casa sino también en la casa de Tania. No mentía al decir que ella haría de mi vida una pesadilla.

  Mi cuerpo…. Mi cuerpo no creó que soporte mucho tiempo sin poder dormir, he tomado varias tazas de café, y mis ojos están muy cansados, como me gustaría cerrarlos por unos cuantos minutos. Se que si lo hago la voy a ver. Y no quiero y no quiero. He pasado casi la mayor parte de esta tarde mirándome al espejo. Algunos de mis cabellos habia emblanquecido, mis sienes ya tenia patas de gallo y mis… mis ojos unas ojeras terribles, ya no era aquel atractivo abogado a la que todas mis compañeras se morían por estar conmigo. He pedido al barman que me sirva otra taza de café para poder aguantar y terminar de contar con mi historia, la cual estoy escribiendo en este pedazo de servilleta. Siento que pronto voy a desfallecer si no duermo. Pero hare todo lo que este a mi alcance para acabar con esto…

 

                                         3

  El horror se acrecentó al enterarme de la muerte de Tania. Y estoy seguro de que aquel ente fue la culpable. Nadie sabe con exactitud que fue lo que sucedió. Solo se supo que iba gritando. Algunos de los que estaban atestiguaron como la pobre iba huyendo, mirando por todos lados como si alguien la estuviera siguiendo. Intentó cruzarse del otro lado de la carretera esperando escapar de lo que fuera que la estaba acosando. Que sin que se lo esperara fue arrollada por un conductor, este aterrado huyó de la escena, dejando a Tania tirada en el asfaltico suelo de la carretera. Me sentí devastado por la muerte de mi novia. Tanto ha sido mi desesperación que muchas veces intente suicidarme, y he llegado a la conclusión que ella está enamorada de mí. Eso explicaría el asesinato de mi novia. Es tanto su deseo de tenerme que es hasta capaz de cometer… homicidio.

  Recurrí con Mara otra compañera que se dedicada a todo lo relacionado con lo ocultismo a la lectura de cartas y toda clase de limpias y amarres. Es raro que una persona que cuenta con una carrera tenga que hacer este tipo de trabajos. Recibiéndome en su casa un domingo por la mañana, pensé que Mara no me creería. Al verme me recibió con desconfianza. Lo que me dijo hizo que se me helara la sangre y por supuesto a tomar una decisión.

---Martín---dijo con voz fría y seria. – Tu alma corre un grave peligro.

---¿qué peligro? -----pregunte anonado.

  él ofreció tu alma a cambio de consumar su venganza en contra de aquellos que le hicieron mucho daño y para eso necesita ofrecer un alma diferente como al de los demás.

---¿de quien me estas hablando? ---. pregunté sin comprender todavía de lo que estaba pasando.

  De la persona que está en tu casa---dijo sin quitarme esa mirada. - debemos darnos prisa si queremos alejar el mal que te acosa.

---Sigo sin comprender---. exclamé.

  De Ángel y de su amiga que proviene de los avernos----dijo. - Comúnmente se le denomina súcubo.

---Súcubo---. repetí otra vez esa palabra sin conocer que era realmente.  

  Un súcubo es una entidad diabólica que se dedica atacar a los hombres de manera sexual. Que esta dispuesto a obedecer a la persona que la ataca.

  Quede anonadado ante las palabras de Mara todo me parecía sacado de una película de terror. Al verla todo indicaba que no podía tratarse de una broma. La muerte de Tania y de él Dorian me recordaban que todo era real. Mi cabeza buscaba una explicación lógica a lo que me decía. Buscaba asimilar aquello.   

  Entramos a un cuarto oscuro sin ventanas con una cortina de color marrón como puerta, dentro habia una mesa de madera redonda y en medio de esta había algo parecido a una bola de cristal con varias cartas de tarot a su alrededor. También habia dos bancos de madera las cuales usamos para acomodarnos Mara y yo. Para ser sincero no sé qué estaba esperando encontrar con mi amiga, lo que si puedo decir es que quería acabar de una vez con toda esta vida de pesadilla. Y para mí Mara fue como una luz de esperanza. Hasta que… otro hecho lamentable marcó mi existencia.        

                                                4

  Tres días después de la charla con Mara me entere de otro hecho que me conmocionó, pero para las personas que presenciaron el acontecimiento causó terror y confusión. La noticia llegó hacia a mi como reguero de pólvora cuando leí el obituario de esa mañana del periódico local el imparcial. El cual dejó junto con mi historia como testigo único de lo que estoy diciendo.

“Extraña muerte deja a oficiales y a civiles perplejos” págs. 22-25. El imparcial.

… esta mañana del jueves recogieron el cadáver de la chica que apareció muerta en las afueras de nuestra iglesia. Los hechos ocurrieron aproximadamente como a eso de las once de la noche durante la celebración de la fiesta que se le hace honor a nuestro santo patrono a nuestro queridísimo San Javier donde dos oficiales y algunas personas que se encontraban en el festejo. Vieron con horror como una chica era arrastrada por una fuerza invisible llevándola hasta uno de los rincones oscuros de un callejo. Los oficiales al ser testigos de aquel acto inexplicable intentaron intervenir, fallando en su lucha. Ya que uno de ellos fue empujado con una fuerza imponente a tal grado de estallarle su frente contra una de las paredes de la vieja casona que se ubicaba en el lugar. Resultando gravemente herido. Mientras el segundo oficial fue empujado hacia el viejo canal donde se desemboca el río para el riego de algunos cultivos. Empapándose el uniforme. Las cinco personas al ver que los oficiales no pudieron hacer nada ante aquel fenómeno inexplicable optaron por no ayudar a la joven. Escuchando únicamente sus desgarradores gritos en lo profundo del callejón. Que en ese momento se encontraba iluminando por un poste de luz. Los cinco testigos vieron como la joven se defendía contra esa fuerza invisible, sin que nadie se atreviera hacer algo, esto ante el miedo de resultar herido.

  La joven occisa corresponde el nombre de Mara Vargas estudiante de lenguas hispanas que se gana la vida como ocultista. Eso es lo que hasta ahora sabemos. Las autoridades se encuentran algo confundidas, y se piensa que tiene relación con la muerte de otra joven que fue atropellada hace unas pocas semanas. Esta tarde esperan a que la necropsia revele algo acerca de su extraña muerte…              

  Sentí un sentimiento de culpa al saber de la muerte de Mara. No sabia que más hacer, solo me quedaba esperar a que aquel súcubo viniera por mi y mi alma se condenara por toda la eternidad al fuego de los infiernos.

  Ya había pasado dos días sin que las autoridades resolvieran los asesinatos de Tania y de Mara. Recorte esa misma mañana otras notas del periódico del imparcial.

“autoridades continúan con la investigación que causó conmoción a San Javier” páginas 30-35.

…el cuerpo de la joven Mara tenia señales claras de violencia su ropa se encontraba bastante desgarrada. Los cinco testigos que presenciaron los hechos también confirmaron que la joven ocultista consiguió escapar de aquello que fuera hasta la entrada de la iglesia, tal vez creyendo que con eso ahuyentaría aquel ente sobrenatural sin que lograra entrar. El forense determinó la causa del deceso como estrangulamiento. Notándose algunas huellas largas y delgadas alrededor del cuello de la joven. No se conoce hasta el momento si las huellas pertenecen a un posible agresor. Ni mucho menos hay sospechosos...

“oficial muere dentro de un sanatorio” pág. 20-21 El imparcial.

…Los dos oficiales que también estuvieron en el lugar de los hechos fueron mandados a un área de psiquiatría. El oficial que resultó herido terminó en el manicomio y su otro compañero sigue estando en tratamiento queriendo de una forma olvidar aquel incidente. Horas más tarde encontraron al oficial de la herida en la frente, ahogado dentro de una de las enormes cisternas de agua que abastece el sanatorio, ocurriéndole lo mismo que al joven de la piscina. ¿extraña coincidencia o casualidad?...

Luego encontré otra nota del imparcial. Que más o menos decía.

“Se acrecienta el pánico en nuestro pueblo” pág. 30-31 El imparcial.

…pese a la cooperación de otras autoridades de otros estados, todavía no se ha podido aclarar que fue lo que mato a la joven Mara Vargas. Hasta el día de hoy sigue siendo un enigma al igual que todos los sucesos que han ocurrido en nuestro queridísimo San Javier. Ni mucho menos se ha podido identificar a quien le corresponde aquellas inhumanas huellas que aparecieron alrededor del cuello de la joven occisa. Por lo que las autoridades decretaron toque de queda hasta en tanto puedan dar con el asesino. Acrecentándose el pánico dentro de los corazones de los lugareños, por lo que se recomienda a los turistas posponer sus vacaciones en esta zona de Puebla hasta nuevo aviso…     

  Lo que haya sido que Ángel desencadenó, no solo paso afectarme también provocó un miedo inconmensurable al lugar. Alertando a todas las autoridades de San Javier. Los medios de comunicación en algunas ocasiones parecían tener la intención de exagerar, generando más miedo en la comarca.

  Trató de contener el sueño, pero… mis ojos los siento muy cansados y la tinta de mi bolígrafo comenzó a chorrearse empapado la esquina superior izquierda de mi servilleta. Ya no tengo mucho dinero para ordenar otra taza de café. Lance un profundo suspiro para ver si de esta manera consigo algo de oxígeno para mi cerebro y ganar algo de tiempo para acabar con lo que estoy escribiendo.

  Ya había transcurrido dos o tres meses no lo sé…  el no poder dormir bien me ha alejado de la realidad que ni siquiera soy capaz de recordar los días que he estado sufriendo, he comido poco y mi adicción por el alcohol y los cigarrillos han deplorado mi salud. No se cuánto tiempo podre resistir….

 El asesinato de Mara, así como también el de Tania y el suicidio del oficial pronto fueron olvidándose. Y pensar que hacía un tiempo para atrás, el pueblo había sucumbido rápido al pánico. Me cuesta creerlo. Nadie más hablo de lo ocurrido. Los medios informativos ayudaron a olvidar aquel espeluznante hecho, desacreditando lo que los cinco testigos presenciaron haciendo lo mismo con el reporte de los demás oficiales que intervinieron.

  Otra noche que regresé a mi casa pude presenciar otra vez aquello que me provocó tanto miedo que ni siquiera soy capaz de explicarlo. Ahí estaba Ángel sentando con la luz apagada rodeado únicamente por esas veladoras de colores que iluminaban su cuarto, detrás de él se encontraba esa sombra alta y delgada pareciera susurrarle algo en el oído. Quede boquea abierto al contemplar con horror como esa monstruosa entidad pudiera estar habitando mi casa.

  Esa noche cerré la puerta de mi habitación girando el pasador, quería evitar que eso que fuera no se adentrara a mi cuarto. Rogaba a dios y al seguro que mantuvieran a salvo de esa cosa a la cual llamo ella. Por su aspecto femenino que me daba a entender.

                                               5

  Mis intentos por mantenerla alejada esa noche resultaron en vano. De alguna forma consiguió quitarle el seguro a mi puerta. Y también mi sueño.

  Esta es la segunda vez que bostezo, mis parpados están a punto de cerrarse teniendo que abofetearme para mantenerme despierto hasta el final. Lo último que recuerdo es que fue una noche de noviembre en vísperas de todos los santos cuando pude vengarme de Ángel.  

  Lo había planeado unos tres días con anticipación, conseguí de manera clandestina algo llamado CORREREP que es una especie de ácido sulfúrico altamente corrosivo y desde luego dañino para la salud. Ángel de alguna forma tenía que pagar por la muerte de mi novia y de mi amiga, tenía que vengarme por lo que les había hecho. Quería llevármelo conmigo. Con la ayuda de una jeringa pude vaciar una buena dosis de CORREREP, dentro de sus cervezas, las cuales estaban en la nevera. Fue una suerte para mí que la aguja no se rompiera al momento de insertar el corrosivo líquido. Tuve la precaución de no derramar nada. No quería que Ángel sospechara de lo que estaba planeando.

   Fue esa noche de todos los santos que Ángel no aguantaría sin beber una gota de alcohol. Tal como lo había predicho el tonto abrió la puerta de la nevera, tomó un par de cervezas que contenía el peligroso CORREREP. A los cinco minutos después de que él maldito se acabara de beber el contenido de las latas; pude contemplar, recargado sobre mi sofá terciopelado a Ángel, retorcerse de dolor. Quejándose pareciéndole que las tripas estaban a punto de salirse por fuera. El ácido sulfúrico estaba haciendo efecto al tocar su intestino. Pude ver como el pobre bastardo estaba sacando espuma por la boca.

---¡púdrete en el infierno! ---. Exclame llenó de ira. Pateando su asqueroso y repugnante cuerpo después de dejara de respirar.           Me convertí en un héroe al liberar al mundo de un mal terrible. Ahora estoy aquí desesperado a punto de cometer uno de los peores pecados de la historia. Mi alma ya está condenada prefiero estar muerto que soportar otra noche sin dormir.  Y se que solo así puedo evitar otra muerte, ya no quiero cargar con eso a mi conciencia. No ya no.

  

 

 

 

    

       

 

 

    

  

 

          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado la semana 3. 16/01/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
03
Ranking
0 53 0