09
Cristobal

Sin adjetivos.

…estamos dentro de la habitación número doce. Precisamente en el baño.  Entonces me arrodillo frente a la tasa de inodoro y meto dentro mi mano derecha. Sensación única, exclusiva, privilegiada, irrepetible. Soy una batalla titánica entre yo y yo… ¡Coño por qué esto!... Con mis dedos palpo, en el fondo de la mohosa tasa, ahora repleta de excrementos carmelitosos-verde-negros, un ensangrentado pedazo de tela, usado en alguna menstruación como habitual tapón vaginal… Ese pedazo de trapo bañado en sangre, clavado ahora en el fondo de la hedionda tasa, impide el normal flujo del humano excremento. Tiene tupido el hueco del inodoro… Sin demasiado pensar… lo extraigo así… con mis dedos en forma de pinza mientras… cáscaras de frijoles, descoloridos granos de maíz, pedacitos de arroz y una abundante blanda masa de mierda reposa sobre los vellos de mi ante-brazo hasta que… lentamente… la derretida mierda chorrea, se desprende por la punta de mi codo para regresar a su repugnante tasa de inodoro… No puedo describir la fetidez. ¡Qué peste tan desagradable peste! Por suerte no dispongo ni de una sola humilde clase en esa naturalista aula de mi amigo Emilio Zola… Para mí es una dicha quedarme sin adjetivos… Ese día, a la hora de almuerzo, no pruebo bocado… No sé... A lo mejor… Pilatos se lavó sus manos tanto como yo.

 

Publicado la semana 9. 24/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
09
Ranking
0 245 0