48
Ángel Acosta

Trasplantar alegrías

… una mañana fui hasta la casa de Berta, recogí algunas pertenencias y las regresé a la pensión de Antonia, donde pago por la renta de un cuarto con baño. El edificio hace una de las esquinas en la calle Jovellanos, cerca de la catedral de San Carlos Borromeo, un retazo del siglo diecisiete, todavía con saludable elegancia. Mi cama está vestida con una sábana azul, comprada precisamente para Berta como regalo del último San Valentín. El color azul trasmite la sensación de noches placenteras, amaneceres dulces. Trasplantar alegrías rejuvenece el alma.

 

Publicado la semana 48. 23/11/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
48
Ranking
0 197 0