47
Cristobal

Franca atracción.

…y su cuerpo estaba como gato zalamero. Tibio. Cautivador. Protegido por su afrodisíaca epidermis. Entonces mis ojos atravesaron su transparente blusa hasta tropezar con esos diminutos lunares sobre sus sensuales, perfumados senos. Que dispararon mis niveles de cortisol, adrenalina. De la cadera para abajo no quedé atrapado, sino fascinado. Franca atracción. Ahí mismo, pegadita a mis manos, olía su morena, tentadora carne. (¡Queeé débil soy!)  El deseo jamás se detiene para hacer cálculos. Lo más socorrido es resguardarnos bajo la frase de… ¡Dios sabe lo que hace!... Y cuando la peste amenaza la nariz, nos consolamos con saborear la mierda de nuestra quimera.

.

Publicado la semana 47. 17/11/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
47
Ranking
0 144 0