34
Agonista

Le Rhône

Me perdí en las pinceladas,
una parte de mí murió
y otra nació cuando el ritmo de las olas
se convirtieron en el suelo sobre el cual caminar.
El enigma de la pareja me empezó a perseguir,
junto a la compleja simplicidad de las estrellas,
ese marcado contraste con su contraparte más conocida.
La pacífica noche tan sobria y al tiempo tan llena de música,
el viento en oleadas de pintura y composiciones de color,
el horizonte vívido en la distancia,
y luego hay dos, sólo dos,
caminando de la mano como si llevaran toda la vida así;
caminando juntos sobre el Rhône,
nacidos y envejecidos en esa misma noche,
son el sonido del color o el color de la vida,
del tiempo, se la música que ya casi acaba.
No entiendía que es lo que me llamaba,
sentía una palabra dibujada
que no conseguía escuchar,
oculta entre las pinceladas,
entre los relieves de las notas;
pero luego vi el reflejo volverse escalera,
el sendero de baldosas acuáticas,
ligeros caminos de luz que llaman al horizonte,
horizonte que divide ilusoriamente el recorrido de lo alcanzable,
alcanzando a notar
como el agua bajo los pies se vuelve cielo nocturno,
y aquellos árboles y edificios, esa torre o campanario a la distancia,
se hacen uno con su reflejo,
lo terrenal se vuelve celeste y celeste lo terrenal.
En una noche estrellada, caminando sobre el Ródano,
se anda sobre el viento hasta alcanzar el cielo,
para así llegar caminando hasta las estrellas
en las ascuas de la vida.

Publicado la semana 34. 23/08/2020
Etiquetas
Starry Night Over the Rhône, Vincent, Van Gogh, La nuit étoilée sur le Rhône
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
34
Ranking
0 24 0