21
Agonista

Escisión

El desdeñoso devenir de eventos hartos.
La ira ebulle carcomiendo la estructura de una vieja iglesia,
y de un rascacielos que se codea con nubarrones,
La distancia propuesta instaurada
El alambre de púas,
La tierra de nadie,
Montado el armamento para protección de quien pretende
caminar como si una declaración de guerra fuese un juego.
Los morteros pendientes,
las torretas cargadas,
los francotiradores apostados,
la tensión de una moneda en el aire,
menos de segundo para caer
El  último tiro de la ruleta rusa,
el tambor expectante al martillo para disparar,
retraimiento... las minas esperando el menor movimiento
La guerra es librada detrás de una pared de concreto
muralla infranqueable, insuperable, insalvable,
con una bomba atómica armada y mal controlada en la base,
siendo desactivada por un enfado magullado,
lastimado... triste...
solitario en pasiones compartidas,
pedazos de alma desestimados,
intimidades ignoradas,
abandonado con el corazón en las manos,
vulnerable, abierto, honesto,
un corazón deshonesto que pide honestidad,
y luego discrimina, escoge lo que le conviene,
lo que le interesa...
es humano...
ofrecer el alma y ser ignorado,
recibir un alma y no ser capaz de cargar ese vínculo,
es humano...
dos lados de la misma moneda,
caminante sin camino, camino tormentoso en calma,
calma que da al alma, alma que canta,
cantar de vidas pasadas, futuras,
bifurcaciones que ignoran la grava que se pisa.
Veo a un pedazo de mí dispuesto a caminar zona de guerra,
sin armas, sin ayudas, sin testigos, sin ambiciones,
veo la esperanza dibujarse en su rostro medio iluminado,
medio desdibujado,
estoy escindido, un impulso por destruir,
la sensación de sangre en mis manos,
el danzante fuego en universos que inflamé,
pasiones que desbordan con olas de destrucción,
napalm en las gotas de saliva de mis discursos explosivos,
deconstructivos de irrealidades que me sacan de quicio
--- ¿por qué? La falsedad presente en rostros,
el engaño en mi propio rostro
Escindido, entre perdonar quien fui y querer destruirlo,
aniquile mi desexistencia y ahora me hallo con la responsabilidad de
tomar estos pedazos míos,
esos pedazos implantados por otros con sus propias fallas,
pedazos tomados por mí buscando un sentido de identidad,
buscando asociar mi alma con una realidad que no esté rota,
buscando rearmar mi espíritu resquebrajado,
conociendo mi pasado, entendiendo mi presente,
decidiendo mi futuro;
obsesionado con el tiempo, tiempo prestado,
preparándome para el porvenir de eventos incontrolables,
aceptando el sinvenir de eventos esperados,
labrando las virtudes que no tengo,
siguiendo el camino de mis fallas a nuevas tierras
donde deje atrás los caminos conocidos 
y dibuje nuevos donde mis sombras sean parte de mí,
y no sean los demonios de mi medianoche.

Publicado la semana 21. 24/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
21
Ranking
0 93 0