52
Victoriano Pedernera

ATEMPORAL

En la gota que se desprende, de la apacible vertiente que desciende de la montaña, y va horadando la roca.   

En el torrente voluptuoso de un río.

En la tempestad avasallante del mar.

En el canto de los gorriones.                     

En el frenético aletear del colibrí.               

En la majestuosidad del vuelo del cóndor. 

En el rocío matinal de la pradera.               

En el bullicio, al atardecer, de las aves en los bosques.                                                 

En el croar de los sapos, después de la lluvia.                                                           

En el canto de los grillos, en las noches estrelladas.                                           

En el viento que mece los dorados trigales.                                                   

En la harina que da el trigo.                  

En las manos que amasan el pan.           

En el aroma del pan recién horneado.      

En las plazas cubiertas de hojas en otoño.                                                   

En el crujir de las hojas secas, bajo los pies.                                                              

En los niños correteando en las plazas. 

En la lucha, de madres y padres. No la lucha con armas, sino la que se hace con el corazón y el ejemplo, para criar hombres de bien.                                      

En el emerger del sol, desde el mar.     

En el ocaso también.                                 

En la luna plateada, en la roja y también en su lado oscuro.                                   

En el llanto primero del niño al nacer. 

En el último suspiro, de un anciano.     

En el beso secreto de los amantes. 

En el secreto que ha sido develado.   

En lo vedado a los ojos.En los ojos develadores.                               

En la chispa primera, sobre la tierra. 

En el último destello, de la última estrella.

En las guerras sin sentido.                           

En la paz conciliadora.                                 

En la bondad de la hoja en blanco.             

En las palabras encadenadas.                     

En el primer poema, del que se tenga registro.                                                           

En el último poema, que no ha sido escrito.                                                           

En los abrazos, de los amigos.                   

En la despedida del ser amado.                 

En el último adiós, a los padres.               

En la ternura de los hijos.                           

En la pelea de los hermanos.En la reconciliación de ellos. 

En los recuerdos de la niñez.                       

En la paciencia de la primera maestra.     

En el recuerdo de los amigos de la primaria.                                                         

En la espada lacerante.En la cicatriz del guerrero.                           

En la arrogancia, en la humildad.               

En el llanto, en la alegría.                             

En el dolor, en la sanación.                         

En la culpa, en el perdón.                             

En el bien, en el mal.                                     

En la vida, en la muerte.                               

En todas las cosas, en todos los lugares, en todos los momentos.                                Yo he estado, estoy y estaré.                       

Yo soy un simple poeta, de pocas luces, pero que  siempre ha ofrecido el corazón y el alma.                                                         

Yo soy aquel que estuvo en el principio y estaré en el fin.                                             

Yo soy el tiempo.

                                                    28/12/2019

                                                    H:02,23

 

Publicado la semana 52. 28/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
52
Ranking
0 88 0