51
Valentina Cavalotti Velasco

Fortalezas

Un edificio bien resistente, eso es lo q necesito. No es tan difícil, no debe ser. Es cuestión de organizarse. Así que contraté al mejor ingeniero, al mejor arquitecto y a los mejores obreros, todos con las mas excelentes referencias, y los vi trabajar, día y noche. Y participé y les pregunté y me explicaron y vi los planos y los acompañé. Y les cociné y les pregunté por sus familias y nos hicimos todos amigos. Y así me quedé  segura de que había construido la fortaleza que necesitaba, para sostener esta precaria estructura de sentimientos no solucionados. Para guardarlos en los infinitos baúles, habitaciones ocultas, cajones, alacenas, armarios y cajitas. 
Incluso organicé una apertura, un evento en el jardín principal en el que corté una cinta con unas tijeras demasiado grandes y los festejos duraron una semana y se acercó gente de todas las construcciones colindantes y las familias de los trabajadores. Casi te mando una invitación pero pensé q no podrías venir. Un poco de mal gusto sería de todas maneras.
 Cuando las fiestas terminaron me senté ahí adentro, sola, y me apoyé en las paredes chequeando por última vez su solidez y colgué estantes y cuadros, y puse sillones y camas y mesas y sillas y heladeras y cocinas, y baños. E invité a todos mis amigos a quedarse un mes y al final no se querían ir. 

Pero después un día te vi. 

Y ay, resultó ser que el arquitecto estaba pasando por un periodo maníaco depresivo cuando realizó los planos, y ajustándose a la medicación cuando hizo el seguimiento. Y el ingeniero estaba separándose de su mujer y su hija lo culpaba y no prestó mucha atención ni a los planos ni a los obreros. Y los obreros? Los obreros estaban mal pagos y no les importó. El ingeniero los tercerizaba y no les daba más que 15 minutos para almorzar y ni siquiera les pagaba los viáticos. 
 Así q bastó un temblor, ni siquiera un micro terremoto nivel 2,0 en la escala Richter, para que se derrumbara entero. Mí fortaleza se cayó a pedazos antes de que te pudiera decir hola. Cuando me preguntaste por los escombros, te dije que fueron problemas estructurales.  

Publicado la semana 51. 16/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
51
Ranking
0 86 0