49
Valentina Cavalotti Velasco

Diciembre

Dale, invitame. Invitame a tu casa en la playa. Si sabes que me muero de ganas. Si sabes que el mar me llama, que lo llevo tatuado en la piel. Si sabes que el sol viene conmigo y que el viento es amigo cercano y fija que nos saca a pasear, y en una de esas, si se copa, nos enseña a volar, me lo viene prometiendo hace rato. Dale, invitame. Invitame a tu depto, cerca del rio. Si sabés que mi afluente se está desbordando, que no sabe a donde ir a parar. Si sabes que una inundación interna es peor que ahogarse. Si sabes que el agua fría se comparte. Dale, invitame. Invitame a tu pileta. Si sabes que no puedo estar lejos del agua por mucho tiempo. Si sabes que si no tengo donde hundirme no se como flotar. Dale, si sabes que te encanta tirarte en el pasto conmigo y mirarme gritar y correr porque se me subió una hormiga o tirarme en la pileta porque me pareció ver una abeja. Dale, no seas gil, invitame. Invitame a tu pelopincho. Si sabes que en esta época del año el asfalto me quema y los colectivos me prenden fuego y mi piel se derrite buscando un poquito de agua en donde mimetizarse. Dale, por favor, invitame a tu charquito. Seguro que entran nuestros pies, quizás tengan que estar un poco pegados un poco juntos. Quizás tanta cercanía te incomode y rompa un poco con el proposito del agua fresca bajando nuestra temperatura corporal. Quizás te olvidaste lo que es estar acompañado en el agua, perfecto puente de emociones. Dale, invitame. Empapemonos juntos.

Publicado la semana 49. 03/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
49
Ranking
0 108 2