34
Valentina Cavalotti Velasco

Nostalgias

Cuando era chica, e iba a ver una película al cine, mi parte preferida eran los créditos. Bajaba corriendo los escalones largos, dando pasos agigantados, con la adrenalina de la bajada y el eco de mi mamá pidiéndome que vaya con cuidado, y en el espacio entre la primera fila de asientos y la pantalla, bailaba. Bailaba hasta que la música se terminaba, como uno hace, y hasta que venían los empleados a limpiar lo que la gente había tirado al piso, y que la oscuridad había camuflado. Una mirada de ellos y mi mamá venía a buscarme, y al salir del cine, el mundo bien iluminado, con pantallas chicas, pocos espectadores y poca musica, un poco mataba la magia y finalmente , a un par de cuadras, dejaba de bailar. Ahora, cuando termina la película, también me quedo, pero esperando una escena post crédito, y solo bailo en la ocasional salida al boliche, o cuando es tarde y está oscuro y la música me lo pide o cuando estoy sola en mi casa y me quiero sentir libre. La lista de excusas para bailar se fue haciendo corta con los años y la vergüenza creció exponencialmente. La escena post créditos tarda una eternidad, y es tarde y yo me quiero ir a casa a dormir. Me duele la cabeza y quiero silencio, la música me resulta insoportable.

Cuando fue que el mundo dejó de parecerme una pista de baile?

Publicado la semana 34. 24/08/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
34
Ranking
0 33 0