32
Valentina Cavalotti Velasco

última conexión 11:25

Paula desbloquea el celu y entra a WPP. Nada. Lo actualiza. Nada. Lo cierra y lo vuelve a abrir. Nada. Su mensaje no tiene las dos tildes azules pero ella sabe fue visto y consciente mente ignorado. Tira el celular en su cama y decide que lo va a dejar ahí . Quizás cuando vuelva a agarrar haya una sorpresa esperándola, parece mucho menos probable que suceda mientras tiene el celular en la mano. Pero mientras se maquilla en el baño se da cuenta de q carece de esa fuerza de voluntad y lo va a buscar otra vez, esperanzada. Nada. Ni una notificación de facebook. Nada de nada. Se enoja con ella misma por la cantidad de tiempo y energía que está gastando en un sólo mensaje y ahora sí, deja el celular desatendido. Unos segundos más tarde se ilumina, solo, en el baño, cuando recibe uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis! Mensajes. Mientras, Paula pasa sus cosas de la cartera a la mochila todavía enfurruñada, aunque ya pensando en otras cosas. No es hasta q está por irse de la casa, corriendo, que se acuerda de agarrar el celular y lo mete en el bolsillo sin siquiera mirar la hora, porque no quiere saber, seguro llega tarde. Y cuando está llegando a la parada ve el colectivo llegando y lo corre y cuando entra está lleno de gente y a duras penas puede sacarse la campera, porque el calor humano y el calor propio del pique que se acaba de pegar la están sofocando. Cierra el bolsillo, y preocupada de tanto en tanto lo tantea para asegurarse de que siga ahí. Pispea la hora en el celular de una señora que está hablando x mensaje de texto. Está tardísimo. Por suerte el colectivo va rápido y ella logra llegar a las puertas sin chocar a nadie. Se baja y se va caminando a buen ritmo pensando en que las fotocopias las va a tener q comprar después. Cuando llega la clase ya empezó pero parece ser que no dijeron nada importante, o al menos eso le asegura el pibe sentado al lado de ella. Saca el cuaderno a tiempo para las consignas del TP. Siente que su celular vibra y ahora es ella la que intencionalmente no contesta, no mira, no nada. No hasta el final de la clase piensa. Y después, se olvida.

Publicado la semana 32. 06/08/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
32
Ranking
0 43 0