18
Valentina Cavalotti Velasco

100% probabilidad de precipitaciones

Estoy sentada en mi cocina, único lugar de la casa en el que entra luz en este día gris. Me dispongo a falsificar una firma que llevo 15 minutos practicando. Al lado del papel, el celular con la imagen de referencia. Practico dos veces más, quedo satisfecha con el resultado, y agarro el formulario en cuestión. Al final, la hago con mayor cuidado del que debería, y el trazo me sale dubitativo, falto de confianza, feo digamos. Me recuesto en la silla para mirarla un poco más de lejos, bastante descontenta. La pava me avisa que hirvió y yo me paro a prepararme un té. Un viento fuerte hace que el marco la ventana tiemble, y yo me acerco para mirar la lluvia. La escucho chocar contra la ventana, los techos, y las terrazas de los edificios. Presto un poco más de atención, y me llega el ruido de cuando choca contra la calle, los árboles, la gente, los colectivos, los autos y los camiones, que, a su vez, tocan la bocina enfurecidos porque la avenida está cortada. De fondo un silbato de un par de oficiales del tránsito. En la mesa está la firma falsificada, la verdad me salió horrible. Pero es poco importante. Agarro mi té, y lo abrazo para que me de calor, mientras me acerco más a la ventana y la abro, para sentir el olor más rico que hay. A tierra mojada y hojas cortadas, por la lluvia y el viento que violentamente las golpea y arranca de los árboles. Las gotas se encuentran con mi cara y mis lentes, al principio llegan como si estuvieran flotando, después, cuando el viento arremete contra mí, me empapan la cara y me nublan la vista. Al final, como carezco de parabrisas, decido cerrar los ojos. De todas maneras, tampoco los necesito siempre para ver.

Publicado la semana 18. 01/05/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
18
Ranking
0 86 0