17
Valentina Cavalotti Velasco

Bombón

Estoy caminando por las calles desiertas de una Bs As de feriado a la mañana. Pasa un auto con cumbia al palo, sus integrantes gritando, manejando rápido para llegar a ningún lado y como no hay nadie más, me pongo a bailar. Ella tiene un Bombón asesino. Cruzo la calle en rojo porque no hay ningún auto a la vista y el sol me dijo, dale, dale, pasá. Se sabe un bombón bien latino. Los semáforos se están riendo de mí así que les hago mal de ojo. Es que es un bombón suculento, con ese bombón casamiento. Me cruzo con otro transeúnte y nos miramos a los ojos. Nos reconocemos en el camino abandonado, en el que estás calles se convirtieron. Sabe de bombón y lo mueve, menea el bombón cuando quiere. Las botellas vacías, y las llenas con sustancias sospechosas, carteles arrancados, latitas, papeles de cualquier tipo y charcos de consistencia heterogénea. Parece un bombón insaciable, seguro un bombón masticable. La caminata, y el sol que se pone cada vez más pesado me llevan a sacarme la campera de Jean y llevarla colgada de mi mano, rozando el piso, soy un viajero cansado que vuelve a casa, con la cabeza llena de recuerdos de la noche, sintiendo al sol que ilumina las calles sucias y bailando al ritmo de me como el bombón.

Publicado la semana 17. 22/04/2019
Etiquetas
Bombón asesino- Los Palmeras
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
17
Ranking
0 66 0