15
Valentina Cavalotti Velasco

Abril

Caminando de vuelta a mi casa de repente me sorprende el crunch crunch de las hojas secas. Miro a mi alrededor, pero no hay nadie para compartir mi asombro. Entonces sigo caminando, con cuidado de pisar cada una de las hojas que encuentre en mi camino. Por suerte conozco estas calles, así que ando con la cabeza en las nubes (una de mis actividades favoritas), concentrada en mi único objetivo. Estaba hablando con vos por mensaje, y te dejé colgade. Perdón. Pasa que no me había dado cuenta de que era otoño, y ahora me tengo que poner al día. Piso las hojas con intención y el sonido me envuelve. Y detrás de ese crunch crunch, encuentro el ruido de domingo, de siesta post almuerzo familiar, de calles vacías. Hay un gato que me mira desde una ventana. Con los ojos entreabiertos, acurrucado en una caja, su mirada es perezosa y me contagia un bostezo. Antes de darme cuenta llegué a mi casa. Sin pensarlo mucho me tiro a dormir una siesta. Es que tengo que ponerme a tono.

Publicado la semana 15. 08/04/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
15
Ranking
0 133 0