29
Sr. Pomodoro

Amarillo limón

- Sí, claro, algo tendré que hacer, dejeme pensar... 

Lorenzo intentaba solucionar algo que para un tipo como el, era como darle a un mono tuerto un cubo de Rubik. Poder, podía resolverlo, el problema eran cuando y en cuanto tiempo...diez minutos despues...

- mmm… ¿cómo se le da noquear a un policía?

- ¿Eh?

- ¿Sabe karate?

- La verdad que no

- ¿Algún tipo de arte en defensa personal?

- Jamás he tenido que pegarme con nadie - argumentó orgulloso Maroto y con cierta mentira invisible - el arte de la política y la diplomacia son mis armas más poderosas

- ¿ni siquiera de pequeño?

- Jamás, nací para conquistar con la dialéctica.

- Es usted un ser de luz, señor Maroto.

- ...Tenemos prisa

- Ah, vale…déjeme pensar entonces…

Lorenzo dio un par de vueltas sobre sí mismo. Pasaba el tiempo. Finalmente miró varias veces a distintos sitios, se sonó luego largamente la nariz a lo trompeta del Festival de Jazz de San Sebastian y sonrió. Era como ver a Vicky el Vikingo en una versión desestructurada de su ritual de pensar.

- Ok, ya lo tengo, me acerco un momento al baño y dejo la ventana algo abierta… vuelvo, genero un conflicto con el taxista, él me arrea bien fuerte… yo me dejaría claro, mis manos son armas letales… total, hago como que se me cae la pistola… claro claro, mejor, espere, entonces no, no, no, eso no, ¡ya está! mejor yo levanto la pistola y pego un tiro al aire, así a lo Tejero, vienen  mis compañeros a ayudarme y en el tumulto aprovechan para ir al servicio,  entonces salen por la ventana, se descuelgan por la tubería hasta la planta primera donde a través del engaño y la persuasión podrían acceder a las cocinas, atraviesan por dentro esquivando a los cocineros como en las películas de acción americanas y salen por el callejón de atrás, donde seguramente le esté esperando un coche con los cristales tintados y metralletas ocultas. Por eso me está metiendo tanta prisa ¿verdad? ¿están ahí fuera?

Maroto reflexionó durante unos largos segundos. No entendía por qué le había tocado relacionarse con todos los tontos de la ciudad el mismo día, habiendo tantos días en la vida. Pensó que rellenado el cupo, no vería ninguno más en años.

- ...A ver... Lorenzo... esto... me parece un plan increíble y lleno de aventuras... usted prueba todas las drogas que incauta el departamento ¿no? ok,  no conteste, a ver, por opinar digo, y sin tener mucha experiencia en fugas ¿no podría simplemente decir aquí que nos va a interrogar y como el que no quiere la cosa, nos acompaña a la puerta? fijese que ahora mismo no miran mucho sus compañeros, de hecho estan todos viendo la telenovela de espaldas a nosotros ¿ve? y sencillamente nos deja en la primera esquina que haya y luego usted les dice lo que tenga que decirles ¿no le parece un plan algo más sencillo?

- Hostia, que buen plan, como se nota que usted es quien es y está donde está.

- Ya, ya Lorenzo, déjelo ya, recuerde, misión secreta color amarillo limón.

- Sí sí, amarillo limón...voy

Publicado la semana 29. 19/07/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
29
Ranking
0 36 1