01
Sr. Pomodoro

El responsable

- Y yo le vuelvo a repetir que de entre todos los cientos ¡que digo cientos!¡miles! de mis textos escritos en diferentes plataformas como mi ordenador, papelitos de propaganda, cuadernos, libretas que me regalan, papel higiénico, post-it de diferentes tamaños, el ordenador de mi trabajo, algún cuaderno de mi hijo e incluso la tela de mi sillón favorito tuviera que elegir alguno que expresará la esencia de mis entrañas descrita en esa cantidad limitada de lineas de texto expresadas con pluma, rotulador, ketchup, lápiz del Ikea e incluso sangre de mis padrastros, no sabría cual de todas ampliaría aun más si cabe la felicidad plena de todo cuerpo o alma que lo lea.

- Ya... vale... y yo le vuelvo a repetir que llevamos así cerca de dos horas y tengo la intuición que no tiene nada escrito y no sabe como decírmelo.

- ¡Uh!¡Será usted descarado!

- Descarado no, realista, a ver mire, es usted el decimotercer escritor que viene intentando convencerme que tiene algo. He de decir que por lo menos ellos vienen mejor vestidos que usted, no por ello le estoy llamando hortera, cateto, garrulo o paleto, eso jamás.

- Por su tono irascible debería plantearse mejor la idea de cambiar de puesto ¿no tienen algo mejor para alguien de su valía o raciocinio en el Departamento 52 de Inteligencias Avanzadas que estar aquí repasando los textos de grandes escritores como yo y escribiéndolos para La Gran Red? Limpieza de váteres con su cepillo por ejemplo?

- Seguramente, pero eso me evitaría disfrutar de estos pequeños placeres de decirle de una manera educada y correcta a magníficos escritores como usted que no valen para nada.

El Responsable de Textos del Departamento 52 de Inteligencias Avanzadas mira el reloj con cierta sonrisa maliciosa.

- Le recuerdo de nuevo que le queda poco tiempo, no es que yo este disfrutando de estos momentos, que también. A lo mejor debería plantearse antes esto de entregar escritos si no tiene por lo que se ve, el nivel intelectual mínimo exigido.

- Joder...y encima me llama lerdo ¿sabe qué? Le voy a dec... le... ¡Ah! ¡Uf! ¡lo tengo! ¡espere! ¡JA!

Sale corriendo en dirección a saber donde, su bata de guatiné ondea al viento, de color salmón desnutrido y flecos angulares de un amarillo que algún dia fue blanco virginal, resalta horrorosamente con sus pantuflas verdes de señora y sus pantalones de pitillo de cuadros escoceses.

- ¡Le doy dos minutos!

Le grita el Responsable.

Diez minutos después aparece de nuevo corriendo pero esta vez sin pantalones, a saber. Por suerte lleva calzones largos de los Power Ragers. Lleva consigo en la mano una tira larga de papel arrugado que parece papel higiénico de doble capa escrito y garabateado con rotulador, al final del papel se aprecia una firma y lo que parece ser una polla con brazos y el nombre del Responsable al lado.

- Uf... Uf... vale... argh... casi ni llego... aquí lo tiene... la inspiración, ya sabe, aparece cuando quiere y por gravedad empuja hacia abajo...

El Responsable de Textos del Departamento 52 de Inteligencias Avanzadas coge el papel con dos lapices y empieza a leerlo, en la tercera linea deja de leer.

- Es una broma ¿verdad?

- ¿esta usted insinuando que no tiene el nivel exigido? Es un gran relato de ficción.

- ...¿sabe? Le diré la verdad, he deseado que en su carrera en pantuflas se tropezase por la gran escalera de la sala, no solo no ha pasado si no que vuelve y me quiere convencer en calzones y con cierto olor indeterminado que esta tira de unos 25 cuadros de papel higiénico es un gran texto, me imagino de donde viene y qué ha hecho y solo pensarlo se me sube la tensión y es algo que mi medico me ha prohibido. Así que le diré que sí, de acuerdo, lo escribiré en el Gran Procesador, llevamos más de dos horas con este tema y veo que usted no tiene fin, podría intentar agredirle incluso con el extintor pero con la suerte que tengo volvería a verle de nuevo pero con una escayola escrita que me entregaría para redactar.

- Genial, admiro su paciencia, es usted un gran hombre, muchas gracias, sabía que entraría en razón.

- No me queda otra, Señor. Buenas tardes.

- Nos vemos la semana que viene.

- Ojala que lo que lea de usted sea su esquela. 

El Sr. Pomodoro le guiña el ojo, se da la vuelta y se despide, tiene otra tira de papel pegada en la suela y el final de la bata mojada y manchada.

El Responsable de Textos del Departamento 52 de Inteligencias Avanzadas suspira, toma un sorbo de su te frio. Se prepara para escribir en el Gran Procesador el texto del Sr. Pomodoro. Lee en alto el texto mientras escribe.

- “Y yo le vuelvo a repetir que de entre todos los cientos ¡que digo cientos!¡miles! de mis textos escritos en diferentes plataformas como mi ordenador” ...la madre que le parió...lo ha escrito todo... hasta los diálogos... y encima me ha pintado una polla con brazos...

Se escucha un golpe en la gran escalera y un grito sordo. No para de caer. El Responsable sonríe feliz.

Publicado la semana 1. 05/01/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
01
Ranking
1 254 2