43
Sergio L. Cruz

Nada nuevo

¿Que no soy el primero en escribir sobre flores que no huelen? Tampoco es usted el primero que me lo dice. No hay nada original, ni siquiera la inquina con que me está observando ahora mismo; seguro que es un refrito de un odio anterior. Pero sepa, amigo, que nada surge del éter. Piense en los grandes de la música y remóntese a los ruidos de los primeros homínidos. Me dirá que sí, que existen los derechos de autor y que eso es la base de todo, pero en cualquier caso, y asumiendo buena voluntad, estaremos hablando del primero que pisó el registro. Utilizamos chistes de segunda mano constantemente como si fueran nuestros, ¿o acaso citamos la fuente? Al menos estas flores sin olor son mías, porque así las percibo yo. Tuve un accidente que me obligó a cambiar la raya de lado y me dejó sin sentido y medio, es decir, lo del olfato y este oído, inútil para los restos. Por eso, mis flores son mías, no de Gómez de la Serna. Sus motivos tendrá él para haber escrito eso, y yo los respeto. O no. Quiero decir, sí los respeto, pero no hacen falta motivos. Un autor debe estar permanentemente entregado al libre albedrío, y no podemos conocerlo todo ni esperar al veredicto de los Supertacañones para ver si hemos invadido epítetos ajenos. Es un riesgo que tenemos que correr y que yo asumo gustoso. Imagínese que, conocedor del hecho, decido invertir la argucia y escribo sobre flores de plástico con olor. ¡Eso también está ya inventado! Al menos en la ficción, aunque haya que irse a la literatura policíaca. Por eso, querido amigo, he dejado las tres últimas páginas en blanco: que el lector decida qué final quiere. “Elige tu propia aventura” llevado al extremo. Así no hay posibilidad alguna de pla… ¿Rosa Montero? No, no la conozco. Sí la conozco, quiero decir, que no la he leído. Ah, mira tú qué lista la señora. Pero no veo por qué no podemos hacerlo, si… No, lo de un lugar de la Mancha es un homenaje, porque la acción se desarrolla en… Ah, que eso está en Jaén. Oiga, ¿y si le meto a usted en la novela? Como un personaje. Uno que mole. Podría llamarse Sherlock, ¿qué le parece? Otro guiño... No, por favor, suelte ese teléfono, o siéntese al menos. Ya, ya me voy. Pero que sepa que no es usted el primero que…

Publicado la semana 43. 21/10/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
43
Ranking
0 50 0