32
Sergio L. Cruz

La madre loca

El hijo gritaba en defensa propia. La mano de la madre surcó el aire y casi pude oír el silbido. Estás loca, le decía, pero ella no escuchaba, porque ahora era otra voz la que tenía el mando. Sólo cabía poner distancia y esperar.

Al anochecer, tonos cálidos. Cariño, ¿está buena la cena? A estas alturas, el chico ya no sabía qué responder.

Publicado la semana 32. 05/08/2019
Etiquetas
Microrrelatos
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
32
Ranking
0 103 0