25
Sergio L. Cruz

Zasca (no sé cómo se dice en inglés)

Hubo muchas. La última, en la comunión de su ahijada, cuando el vecino de su cuñado recordó la famosa canción de los Rolling Stones, “Simpatía por el diablo”. Mira que ella aplicó cariño al puntualizar que la traducción correcta no era “simpatía”, sino “compasión”, que es un error muy común, y todos los atenuantes que encontró en su manga. Una vez más, fue recibido como una ofensa, qué feo está corregir al ignorante en público, que yo me he educado en la escuela de la vida y no he visto Cambridge ni en postal.

Ella estaba segura de que en privado el derrote habría sido el mismo, picador al albero, por listillo. Qué rápida se pone a funcionar la mente en estas situaciones. Recordó, como quien se encuentra un post-it, la leyenda urbana del conferenciante que dijo “chaquespeare” y tras las risas prosiguió la charla en inglés. Visualizó como un todo, comprimida en .zip, la infinidad de ocasiones en las que ella había sido la corregida, cosa que agradecía. Y cómo no, los continuos gazapos de este tipo que salpicaban las emisiones radiofónicas y televisivas. Era ponerle puertas al campo, y no iba a empezar por el vecino-cuñado del cuñado, cuyo nombre ya había olvidado. Reaccionó con una sonrisa forzada y dejó que el fragor de la celebración se lo llevara todo como el viento. Miró al hijo del fulano, que estaba golpeando sus juguetes contra el suelo, a un par de metros. Listísimo, dijo él sin ser preguntado, a la par que el niño acababa de desmembrar uno de sus action hero contra el suelo. ¿Ves? Lo que yo te decía, listísimo, reiteró. En cuanto tenga edad de trabajar…

Pero ella ya no escuchaba. Imaginaba una realidad paralela, en la que le interrumpía para retomar la polémica anterior, subrayando la importancia de traducir bien las palabras. Porque si no, los errores se arrastran y contagian al oyente, que cree estar aprendiendo el significado correcto. Porque esa es una de las causas de que, por lo que parece, a los españoles nos cueste aprender inglés. Y por encima de todo, porque ella en el fondo sentía compasión por él, pero no simpatía.

Publicado la semana 25. 17/06/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
25
Ranking
0 108 0