48
Quidec Pacheco

El Deterioro Humano

Hay 57 formas diferentes de detener el deterioro humano, pero ninguna de ellas puede devolver el amor. Ernestina quiebra enlaces químicos y respira vapores por accidente todas las mañanas, pensando en qué salió mal; en sus cálculos y en su relación. No le ha dicho a nadie, este es su pequeño secreto científico. Imaginen la pureza de confianzas en una relación representada con la exactitud de una cinta de pH, fácilmente se detectarían los momentos a reparar y las crisis evitables. Pero siempre, siempre el mismo elemento, corrupto y maltratado por la humanidad: volición. Ella lo sabe, el detractor número 1 de todas las relaciones es la pérdida de voluntad, la idea romántica de querer sentir algo todos los aniversarios. Toma el frasco con los ojos de su exnovio. Corre la simulación con los órganos conectados, y una cibermente replica los impulsos nerviosos pasados a la perfección: la forma en que la miraba la primera vez, contrastado con el último día que la vio. ¿Cómo funciona la voluntad? ¿El querer por querer? Tiene ensayos y libros por todo el laboratorio, que devora en sus momentos libres: en papel, porque digitalmente está vigilada allá encima. Cumple sus cuotas, paga sus impuestos, sonríe en las cirugías y salva vidas, para regresar sus 3 o 4 horas diarias a trabajar bajo suelo en ese nido de ciencia secreta. Labios reanimados para rebesar, oídos probados con su voz al hablar, una treintena de pruebas dérmicas y, a pesar de que la mente digital replica las realidades en el cerebro frío y goteante de formol de su antigua pareja para que no se de cuenta de que está muerto, sigue tomando las mismas decisiones. La deja. No da razones. No le dice lo que hizo mal. Ya van 8 años que sigue intentando hallar el origen de la voluntad en la mente humana entre las lonjas del cerebro, esos caminos laberínticos donde se escondía el cariño precioso y suave de su Éric, jugoso, sangriento, cariño ahogado, hermético, aislado para siempre de sus manos con látex médico. Abrir sin órdenes ni palabras mágicas. Sin estímulos o métodos fríos, tampoco con susceptibilidades tentadas por medios virtuales y sensibles, ¿cómo abrirlo? Ernestina abraza la materia gris en el suelo de la noche científica, el cadáver de lo que nunca va a regresar, la mente sofocada de sus amores. Quiere le susurra por las noches. Quiere quererme, porque ella sabe que los golems de carne controlados no son amor de verdad. Los cadáveres reanimados y reprogramados sensiblemente no son amor de verdad. Los hologramas con filtro optimista no son amor de verdad. Es el que te den lo que te dan porque te lo quieren dar. Exprime el cerebro entre sus manos. Dar por que doy. La mezcla de formol y grumos carnosos bañan su rostro. Encuentro de dádivas. Tose entre la mezcla y se quita los lentes. Se sienta en el suelo de su laboratorio con pedazos de su exnovio en las manos. Aún así, hay 57 formas diferentes de detener el deterioro humano.

Está sola con su ciencia, y esto también es decisión.

Publicado la semana 48. 01/12/2019
Etiquetas
Escuchar: Sidney Gish - Impostor Syndrome , Leer completamente devastado.
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
48
Ranking
0 5 0