36
Quidec Pacheco

Planetario Caníbal

Tras las cuevas poliméricas se esconde una luz suave, rosa, esencia sensual. Los caminos acuáticos de Yoropan consumen las decisiones de los viajeros hasta que quedan como ancestrales pantallas de elección computacional “YES/NO”. Si uno supera los humos plásticos de la primera y el agua psicodisolvente de la segunda, puede llegar al Planetario Caníbal. Pero ¿por qué querría llegar? Una cúpula cósmica de autofagia, un vistazo a mundos marchitos, solo funciones de muerte para los microdioses curiosos. Hay leyendas de las décadas que alguien pierde observando las vidas de los planetas en vías de destrucción. Tal vez sea el hacerse presente en las vidas miniaturas de un universo y observar a seres pequeños creer que eres una deidad que los puede salvar, o los intentos vacíos de planetas que intentan pelear contra los titánicos mirones, pero poco a poco la vida y el tiempo dejan los cuerpos de los crujientes testigos, que se encorvan para ver más y más de cerca los planetas decadentes, envolviendo sus cuerpos en las esferas cósmicas, convirtiéndose en la topografía nueva, caníbal, del planeta ahora re-creado. Los cuerpos celestes cruzan la recámara gigante, brillando y girando con especial virtud, atrayendo nuevas víctimas que los consuman para continuar el orden cósmico, desde una cúpula más allá de los caminos del agua, en las cuevas poliméricas de la tierra moribunda.

Aún creemos que podemos rescatar el planeta con atajos y aventuras.

Publicado la semana 36. 08/09/2019
Etiquetas
Escuchar: The Music Tapes - City of Lights , Leer sin mucho cuidado, echándole reojos a la planta que crece.
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
36
Ranking
0 31 0