29
Quidec Pacheco

(Que el) Corazón (se te haga) Chicharrón

Bastardo cigarro me aviento, dos tufos y al piso.

Nomás lo que ocupo para prender el chicharrón.

La morra del autoservicio me avienta una mueca.

¿Por qué tiro aquel tabaco que me regaló?

Con dos pisotones despego tierra de mis botas.

Preparo mi dedo cargado, me subo al camión.

Asomo mis lentes oscuros por la ventanilla.

Viene en sigilo, escondido, civil, el doctor.

Según lo planeado se sienta al asiento del lado.

Un muy buenos días sincero, luego audífonos.

Le doy dos toques a mi pecho: sigue el chicharrón.

Dos horas después, en la noche, susurro al señor.

“Sé lo que le hiciste a tu hija. Hoy ya te tocó”.

Los ojos cual dos incisiones, él no se lo cree.

“Soy tu tercer víctima, César. Niño Chicharrón”.

El doc me abre la camisa: me encuentro brillando.

El Marcapasos Chicharrón, él lo había insertado.

A cambio, se llevó robado mi corazón.

“Oí que la dejaste sola con Mila Caníbal”.

Desde el abismo en sus ojos algo se rompió.

Disparé dos impactos de mi dedo-cañón.

Electrocutado al hueso, me aferró la mano.

“¡Mila pidió corazones! ¡Ella me obligó!”.

Le dije “Ya no siento nada. Tengo chicharrón”.

Y lo seguí cañoneando, en el camión.

Se desangró con sigilo, el cuerpo en terror.

En la siguiente parada, bajo del camión.

Vámonos por la caníbal, mi chicharrón.

Dije a mi mismo en voz baja, con mi rencor.

Publicado la semana 29. 18/07/2019
Etiquetas
Escuchar: Yung Lean - Miami Ultras , Leer con un guiso en frente, o en la sala de espera del doctor.
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
29
Ranking
0 68 0