32
Patagónico

MILONGA DE LA ESPERA

Que poco tarda el patrón

en olvidar sus promesas,

se le va al pobre la vida

esperándolas cumplidas.

El pueblo suda y espera

que un día rebalse el vaso

mientras cubre sus heridas

tan sólo con viejos trapos.

Un día se va a cansar

la gente de esperar tanto

y ese día va a trocar

por rebeldía su llanto.

En lugar de arar los campos

de miserables bandidos

prenderá fuego a la hoguera

donde arda lo corrompido,

y, por fin, podrá cantar:

ya no hay más penar ni olvido.

Publicado la semana 32. 07/08/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
32
Ranking
1 88 2