30
Omduart

Un universo compartiéndose XIX parte tres

El espíritu fotográfico tercera parte

 

Un flash me despierta. Otro me demuestra que tengo la visión negada, los ojos vendados. ¡Ay, dios, estoy atada de pies y manos! y una tela no me deja abrir la boca…

 

—Hola, querida fan. Te he hecho varias fotos, pensé que esa es la forma natural de relacionarte con otros seres ¿verdad, Obelensia? ¿Es la cámara parte de ti? Admiro tus ojos digitales, tan precisos.

 

¡Quién eres! Maldito hijo de puta, suéltame.

 

—Parece que quieres hablar, pero debes ser paciente, esperar el momento, aunque estemos equipados para crear no tenemos porque hacerlo todo el rato ¿no?

 

Otro flash me deja entrever una sombra detrás de la venda…

 

—Vivimos en un mundo tan misterioso; o mejor sería decir que pertenecemos a un universo muy completo y complejo, caótico. Además, hay tan pocas personas dispuestas a explorarlo en profundidad, arriesgándose, dejando atrás la mediocridad y cotidianidad. Después de todo, la seguridad es una ilusión. Por esa razón existimos y hacemos lo que nadie puede…

 

No, no, no, no, ¡NO! me separa las de piernas… no por favor ¡déjame! ah, ¿qué es esto tan frío y duro? oh, me está… ¡sí! Recorta mi falda y mis bragas! siento la fría tijera rozando mi muslo ¡No, no, no!

 

—Me causa gracia, puedo saber lo que estás pensando, y ya sé que no es meritório. puedes creerme, es más complejo, la violación no la contemplo, tengo todo el sexo que necesito siempre que lo desee, cálmate, mi parte en el plan terminará pronto y no dolerá. Me gustaría asegurarte que vas a poder marcharte al terminar sin ninguna herida pero nada tiene un final ni es seguro. Además, es posible que él o ella quiera algo más de ti.

 

Deja mi sexo al descubierto… noto sus dedos, lleva guantes de látex… esto parece una exploración de ginecólogo, ¿por qué, qué quiere de mi? Otro flash, quizá solo eso, fotos de una chica atada y desnuda. Alguien tiene que ayudarme, esa cinta de mierda tienen que ceder ¡rómpete!
No hay nada que hacer, tengo que tranquilizarme, serenarme, saldré de esta, lo lograré, calma, calma.

 

—Bien, por fin te relajas, si colaboras iremos más rápido, de verdad que no necesito que sufras, pero claro, por voluntad propia no habrías accedido; por ahora.

 

Me siento mareada, esto me supera, ¿quién eres? ¡cabrón! Me deslumbra de nuevo, que débil me siento, maldito hijo de puta.

 

—Todo esta en marcha, te dejaré sola una rato, trata de no moverte mucho, aún nos llevará unas horas el proceso y siento que no puedo quitarte el pañuelo de los ojos ni la cinta aislante de tus extremidades. Para que no te aburras voy a dejar una grabación, regresaré.

 

¿Qué es toda esta locura? Tiene que ser Servana, quién más podría haberme secuestrado sino… Y eso de las fotos, debe ser él. Demonio, monstruo, editor del diablo. ¿Cuándo me atrapó? ¿Cómo? ¡Cómo! ¿Y qué me ha hecho en mi…? Siento algo frío, arisco y… ¡Se mueve! Ay, dios! ¡Qué hay en mi coño!

 

—Hola, querida fan. Te he hecho varias fotos, pensé que esa es la forma natural de relacionarte con otros seres ¿verdad, Obelensia? ¿Es la cámara parte de ti? Admiro tus ojos digitales, tan precisos.

 

¡Quién eres! Maldito hijo de puta, suéltame.

 

—Parece que quieres hablar, pero debes ser paciente, esperar el momento, aunque estemos equipados para crear no tenemos porque hacerlo todo el rato ¿no?

 

Otro flash me deja entrever una sombra detrás de la venda…

 

—Vivimos en un mundo tan misterioso; o mejor sería decir que pertenecemos a un universo muy completo y complejo, caótico. Además, hay tan pocas personas dispuestas a explorarlo en profundidad, arriesgándose, dejando atrás la mediocridad y cotidianidad. Después de todo, la seguridad es una ilusión. Por esa razón existimos y hacemos lo que nadie puede…

 

No, no, no, no, ¡NO! Me separa las de piernas… no por favor ¡Déjame! ah, ¿qué es esto tan frío y duro? oh, me está… ¡sí! recorta mi pantalón! Siento la fría tijera rozando mi muslo ¡No, no, no!

 

—Me hace gracia, puedo saber lo que estás pensando. puedes creerme, es más complejo, la violación no la contemplo, tengo todo el sexo que necesito siempre que lo desee, cálmate, mi parte en el plan terminará pronto y no dolerá. Me gustaría asegurarte que vas a poder marcharte al terminar sin ninguna herida pero nada tiene un final, ni nada es seguro.

 

Deja mi sexo al descubierto… noto sus dedos, lleva guantes de látex… esto parece una exploración de ginecólogo, ¿por qué hace esto? Otro flash, quizá solo quiere eso, fotos de una chica atada y desnuda. Alguien tiene que ayudarme, esa cinta de mierda tienen que ceder ¡rómpete! No hay nada que hacer, tengo que tranquilizarme, serenarme, saldré de esta, lo lograré, calma, calma.

 

—Bien, por fin te relajas, si colaboras iremos más rápido, de verdad que no necesito que sufras, pero claro, por voluntad propia no habrías accedido; por ahora.

 

Me siento mareada, esto me supera, ¿quién eres? ¡cabrón! Me deslumbra de nuevo, que débil me siento, maldito hijo de puta.

 

—Todo esta en marcha, te dejaré sola una rato, trata de no moverte mucho, aún nos llevará unas horas el proceso y siento que no puedo quitarte la venda de los ojos ni la cinta aislante de tus extremidades. Para que no te aburras voy a dejar una grabación, regresaré.

 

¿Qué es toda esta locura? Tiene que ser Servana, quién más podría haberme secuestrado sino… Y eso de las fotos, debe ser él. Demonio, monstruo, editor del diablo. ¿Cuándo me atrapó? ¿Cómo? ¡Cómo! ¿Y qué me ha hecho en mi…? Siento algo frío, arisco y… ¡Se mueve! Ay, dios! ¡Qué hay en mi coño!

Publicado la semana 30. 27/07/2019
Etiquetas
https://youtu.be/lQFyesg9Hn0?t=180
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
30
Ranking
0 127 0